El número 152 de la Revista de Directores de Escena de España está ya disponible con sus secciones habituales y los especiales dedicados al 50 aniversario de Odin Teatret y a analizar las interrelaciones entre política y teatro.

La revista se abre, como es habitual, con los editoriales en los que se da cuenta del nombramiento de Juan Carlos Pérez de la Fuente como nuevo director del Teatro Español de Madrid. A continuación Eugenio Barba, fundador y director de Odin Teatret, conversa con Ricardo Iniesta sobre teatro y repasa las claves de los cincuenta años de este proyecto. Rescata las influencias vividas en su conformación autodidacta de una nueva forma de hacer teatro, marcada por dos palabras clave: “laboratorio” y “comunidad”, que dan cuenta de su concepción del arte escénico como un espacio para la experimentación y la colaboración. Sus reflexiones sobre la improvisación, en tanto que conjunto de variaciones aplicadas sobre un material de ha de adaptarse a los cambios que supone cada nueva representación; la técnica actoral, tan elaborada que hace que el resultado parezca fruto de la espontaneidad, y la labor fundamental de la dirección escénica como un liderazgo que vele por la coherencia del proyecto por encima de vanidades individuales, son algunos de los aspectos clave de una dramaturgia que “no alude solo a la escritura de un texto. Significa también un proceso creativo en el que se construye un entramado de signos orgánicos eficaces para los espectadores”.

En la sección especial dedicada a “Lo político en las Artes Escénicas”, Juan Antonio Hormigón reflexionsa sobre la relación de interdependencia entre el teatro y el poder (la política) desde sus orígenes con fronteras difusas donde el teatro se vio “acosado o favorecido por dichos poderes”, que se pueden rastrear en las cambiantes legislaciones a las que se vio sometida la práctica escénica y sus agentes,  así como  la representación en influencia de estas estructuras de poder en el teatro: en el texto y en la escena, o la utilización del teatro como instrumento de acción política. Raúl Arbeloa, por otro lado, analiza la presencia de lo político en la Ópera a través de un recorrido histórico de algunas de las óperas más representativas desde la antimornárquica L’incorinazione di Poppea, con música de Monteverdi y libreto de Busenello, estrenada durante el carnaval de Venecia de 1642-43, hasta La cerillera de Lachenmann. Laura Hormigón analiza la reivindicación de la independencia femenina a través de  tres ballets del romanticismo: La revuelta en el serrallo (París, 1833), Brézilla o la tribu de las mujeres (París, 1835) y La guerra de las mujeres o las amazonas del s. IX (San Petesburgo, 1852).

Isobaras, del dramaturgo Gustavo Pernas Cora, es la obra presentada por Manuel F. Vieites en la sección Texto Teatral. Publicada en 2013 y reconocida con el Premio Álvaro Cunqueiro 2012, Isobaras supone para el autor un ejercicio de experimentación “con nuevas formas poéticas sin olvidad los conflictos base del teatro”, realiza el retrato de una sociedad en crisis a través de las voces de ocho personajes que sufren la presión atmosférica como metáfora de la presión social.

La revista se completa con secciones habituales como Notas de Dirección, un repaso por los festivales internacionales más significativos y el artículo dedicado a la representación en Madrid de la obra de William Shakespeare The Reign of King Edward III (Eduardo III) bajo la dirección Juan Antonio Hormigón con traducción de Antonio Ballesteros.

C.M.C.

 

Escribe tu comentario

Debes registrarte para enviar un comentario.