Jornada tercera

 

Secreto         Gil Lanudo      Vidriano

 

Moço            Pastor              Cavallero

 

 

 

Carmento      Leriana            Oripesta

 

Moço            Dama               Donzella

 

 

Secreto

Sy en ordir aquesta tella
yo no ago mas que vos,
según el mundo reduela
no ay ganancia, voto a Dios;
porque, en fin,
en este tiempo malsín
todo el mundo está estrossado:
el ruyn porque es ruyn
y el buen por abonado.
Pero andar,
que, en lo que podré ayudar
a mi amo sin interesse,
yo lo quiero trabajar
como si en ello me fuesse
alma y vida.
Y pues sólo mi venida
es por ver si habrá lugar
do su pena sin medida
mi señor pueda explicar,
quiero yr;
veamos si podré dezir
dos palabras a Oripesta,
que si me quiere admitir
doblada será la fiesta.
Pese al cielo,
que no ay hombre en este suelo
tan inhábil como yo,
no tengo dicha en un pelo,
nunca tal cosa se vio.
Otro[s] veo
que son como un diablo feo
y may les falta una suegra,
y yo, con mediocre asseo,
no puedo hallar una negra.
Si esta loca
una voz me da la boca
ya terné hecho lo uno
y pues que tanto me toca
veamos si parece alguno,
pues soy cierto
que a esta rexa d'este huerto
suele salir Leriana.
Voto a Dios que, o yo soy tuerto,
o ay alguna en la ventana.
¡Qué pesar ,
que no puedo devisar!,
el laurel me empacha el ver.
Pardiós, yo veo blanquear
la cabeça a una muger.
¡Qué porfía
que me tengo toda vía!
Hablar quiero, por mi fe.
Las manos, señora mía.
Hola señora, ce, ce.
¡Qué consuelo!
Háblame ya, pese al cielo,
no hos queráys de mí burlar.
¡Voto a Dios, qu'es pañizuelo
que estaría puesto a enxugar!

Gil Lanudo

Ya empeçamos
de guyñar, haz que caygamos,
¡xo, xo, xo, asno traydor!

Secreto

Con esto nos adobamos,
¿dó diablo va este pastor?

Gil Lanudo

Va a morder,
o pesar de Llocifer.

Secreto

Pese a quien venir te hizo ,
quiéromele en fin hazer
por hablalle encontradizo.
Dios te guarde.

Gil Lanudo

Mal aya quien más te albarde.

Secreto

¿Qué hazes, si te guarde Dios?

Gil Lanudo

Dexadme, que se haze tarde,
que no he de dar cuenta a vos.

Secreto

Di, ¿qué fue?

Gil Lanudo

Callad ya, por vuestra fe.

/Bi r/

¡O traydor, mal huego te arda!

Secreto

Di, pues ¿qué's?

Gil Lanudo

                        Que, que, que, que
que me hecho a coces la albarda
de pesar.

Secreto

Pues, ¿por esso cal matar?

Gil Lanudo

Sería bien, piernas de frasno,
que hos hechasseys a rodar
si os tubiesse y fuesseys asno.

Secreto

Calla ay,
mas, a fe, ¿dónde vas, di,
que vienes de madrugada?

Gil Lanudo

¿Y no veys, cuerpo de mí,
que yba drecho a la posada?

Secreto

¿Y quál es?

Gil Lanudo

Aqueste es otro entremés,
todo lo querés saber.

Secreto

¿Es aquella del ciprés?

Gil Lanudo

Pues, ¿quál diabros ha de ser?

Secreto

Bien está,
pues, ¿por qué no acabas ya,
que te estarán atendiendo?

Gil Lanudo

Mi padre las guardará
sin cencerro. Están dormiendo
y si hombre llama
y quiçá espierto a mi ama
de enojo se torna brasa
y grita desde la cama
me hechen a palos de casa.
Pese a san
y a quantos en casa están
y a estos putos viejos locos
de mis amos, que se están
haziendo probechos pocos;
y esta vieja
de mi dueña comadreja
ni piensa en oja ni ramo,
sono en luzir la pelleja
por dar dentera a mi amo.
Pues su hija
aosadas que no cobija
la cara all ombre que topa,
allá landre y piedra guija
¡cómo cria buena ropa!
Por San Joan,
unas dos moças están
que ambas a dos van cachondas
que us doy fe que tomarán
las estopadas (23) redondas.

Secreto

Gran fortuna,
¿por qué no tientas alguna?
¿cómo se llaman las dos?

Gil Lanudo

No se me aliembra la una,
la otra no sé, pardiós.

Secreto

(D'esse modo
al cabo seré de todo,
nunqua tan gran bestia vi.)

Gil Lanudo

Pardiez, henchilas de lodo
una vez que arremetí.

Secreto

Pues, hermano,
un servicio muy ufano
si quijeres me has de hazer,
que en después, tarde o temprano,
yo te haré otro tal plazer.

Gil Lanudo

A la, he,
que pardiós que yo os lo haré
si es cosa que hazella puedo.

Secreto

Pero, ¿que lo harás, a fe?

Gil Lanudo

Sí, pardiós.

Secreto

                  Pues alça el dedo.

Gil Lanudo

Bes aquí.

Secreto

Pues di, por amor de mí,
quando entrares a Oripesta,
que un su primo esta aquí
que le trahe una respuesta.

Gil Lanudo

Mas, pardiós,
¿que soys su cosino vos?

Secreto

Sí, por vida d'essa cholla (24).

Gil Lanudo

Dios, que os parecéys los dos
como el ajo as la cebolla.
Yo lo haré,
mas haréysme gran mercé
si estas ropas me emprestáys,
veréys que pareceré
tal que nunqua mas veáys
de los ojos.

Secreto

Inchirlas has de piojos.

Gil Lanudo

Pardiós no tengo solo uno.

Secreto

Créolo.

Gil Lanudo

            Mira que antojos,
pardiós, no tengo nenguno.

/[Bi v]/

 

Secreto

Cata aquí,
¿por qué porfías? Ay
dos tan grandes como perros.

Gil Lanudo

No son míos, juriamí,
los míos trahen cencerros.

Secreto

Ven aquá,
veamos cómo te stará,
ensáyate aquesta gorra.

Gil Lanudo

¿Ésta es gorra? He, sperá,
pardiós, yo le llamo engorra.
¿Stame bien?
Por la fe de San Llorén
que ya pareçco hidalgote.
Redonda es como sartén
y aún no me llega al cogote,
¡qué frasquilla!
Y essa otra redondilla
¿de qué arte la llamáys vos?

Secreto

A esta dizen redezilla.

Gil Lanudo

Aquesta es otro, pardiós,
ora ved
¡qué diabros! sé que no es red
por ventura de caçar.

Secreto

(Pardiós, con essa pared
me valdría tanto hablar)
Sí es, pardiós.

Gil Lanudo

¡Ha, por los santos de Dios,
ya cayga en la cuenta de ojos!,
y aquesta llebáysla vos
para caçar los piojos;
ya lo entiendo,
y quando el peojo está comiendo
estiráys d'estos prendales
y entonces pretáys corriendo
d'estos otros dos ramales.
Sí, sí, sí,
¿y si me la pongo aquí?,
uno siento ¿tomarlo ha?

Secreto

¿Pues no, pecador de mí?
Ninguno se nos yrá.

Gil Lanudo

¿Más, a fe?

Secreto

Sí, pardiós.

Gil Lanudo

                 O, yo no sé
armarla como ha de estar.

Secreto

Dacá, que yo la porné,
mas tengo yo de tirar.

Gil Lanudo

Soy contento.

Secreto

Ora pues, mira, stá atento,
no mezcas mano ni pie,
quando vieres que stá drentro
ceñarme has y tiraré.
¿Picar ahón?

Gil Lanudo

¡O no, praga a Sant Antón,
no des gritos que nos siente!

Secreto

Que tal está el asnejón.

Gil Lanudo

Chit, chit, tira reziamente.
¡Ax, mal grado,
voto a San que se ha soltado
que yo sentí la picada!

Secreto

¡O que tú lo has espantado,
que no habías de hablar nada!

Gil Lanudo

¡Pese al cielo,
estirásteme del pelo
al negro tirón que diste!

Secreto

Pues reniego de mi agüelo,
¿por qué no me lo dixiste?

Gil Lanudo

Ce, señor,
a picar buelbe el traydor,
démosle otro repique.

Secreto

Soy contento, por tu amor,
mas ceñarme has quando pique.

Gil Lanudo

Yo us diré,
quando el peojo me dé
una gran picada o dos,
yo del ojo os ceñaré
y entonces tirarés vos.

Secreto

¡Sus, pues, sus!

Gil Lanudo

O, cómo que güele a mos
esse diabro de instromento.

Secreto

Ora, en nombre de Jesús,
state quedo.

Gil Lanudo

                  So contento.

Secreto

Ponte en son.

Gil Lanudo

Por amor de Sant Antón
que miréys como tiráys,
no me déys algun pelón
que, pardiez, si me lo dáys,
por Sam Pito,
me haréys pesar enfenito
que aún me escueze el de denantes.

/Bij r/

 

Secreto

Tú estáte siempre quedito,
no ayas miedo ni te espantes.

Gil Lanudo

Ce, ce, hen.
A, no praga a Dios, amén,
¿no vees que te ceñava?

Secreto

Dios, que no te entendí bien,
buélbete otra vez, acaba.

Gil Lanudo

¡Ay, mollera!

Secreto

¡O, hi de puta que tal era!

Gil Lanudo

¡O, pese a san con el puto!

Secreto

¿Por qué eres d'essa manera?
No seas tan dissoluto.

Gil Lanudo

O, mal grado,
por San Bras que me ha escorchado
el toçue[l]o (25) y quanto soy,
don hi de puta, ahorcado,
el diablo hos traxo aquá oy.

Secreto

¡O, reniego
con este cevil matiego!

Gil Lanudo

Déxame yr a ta casa
y veréys si hos haré luego
que tengáys la lengua rasa,
nora mala.

Secreto

Buelbe aquá, si Dios te vala,
que quiero dezirte un poco.

Gil Lanudo

No quiero.

Secreto

                 Mira, ce, hala.

Gil Lanudo

Pardiós, vos sos un gran loco,
don mezquino.

Secreto

Sus, que él se va su camino.
¡Quán bobo es el animal!
May he visto hombre sin tino
como éste, ni tan bestial.
O, mal grado,
cómo me desacordado
de entender en mi embaxada;
mi amo stará adobado,
yantaremos riñonada.

 

 

Vidriano

Di, Carmento,
¿duéleste de mi tormento?

Carmento

En estremo, por mi fe.

Vidriano

Dame hermano regimiento
que en verdad yo no lo sé.

Carmento

El discreto,
quando esta en mayor apreto,
entonces sus fuerças cobra.

Vidriano

¿Parécete que Secreto
me haze muy buena obra?

Carmento

¿Por qué no?
Aosadas no pienso yo
que se está la boca al viento,
puedo ser quiçá que halló
algún justo impedimento.

Secreto

Voto a Dios,
mi amo viene y otros dos,
aquí los gritos al cielo
mas grite, cuerpo de Dios,
que no so tengo en un pelo.

Vidriano

Por tu fe,
anda tú, Carmento, ve,
mira si está por allá.

Carmento

¿Y si está qué le diré?

Vidriano

¿Qué? que nunqua venga aquá,
di que venga,
que un punto no se detenga.
Buelbe presto, ¿oyes qué digo?

Secreto

Carmento, Dios te mantenga.

Carmento

O, cuerpo de Dios contigo,
¿qué diablo hazes?

Secreto

Hora, tomaos qué solazes,
¿qué trae de mañana?
Por tu fe no me amenazes
que no estoy yo de tu gana.

Carmento

Si supiesse
la tierra donde se diesse
soldada por passear
juro a Dios allá me fuesse
si supiesse rebentar.
Di, ¿qué hazías?

Secreto

Doyme a Dios con tus porfías
que empieçan y nunqua acaban,
¿qué hazías? ¿qué hazías?,
apedrear los que passavan.

Carmento

Dale, vamos.

Vidriano

Ola, dezi, ¿no acabamos?
Secreto ¿de dónde vienes?

Secreto

Señor, de do concertamos.

Vidriano

¡Quánto poco te detienes!
Si yo tú fuera

/[Bij v]/

todo oy allá me estuviera
pero, en fin, no te doy quexa
que yo lo mismo me hiziera
contemplando aquella rexa.
Passe aora
que para todo ay su hora,
¿para quándo es la embaxada?
di, ¿no has vista a mi señora?

Secreto

Nunqua he podido ver nada.

Vidriano

O, buen hado,
¿y en sólo esso te has estado?
eso y más te creo yo.

Secreto

Todo está, señor, cerrado,
empero agora passó
por aquí
un pastor que habló con mí
que yva a cas de Lepidano.

Vidriano

¿Sí abrirán?

Secreto

                   Pienso que sí.

Vidriano

¡O, gran poder soberano,
tú me vale!
que, si d'esta vez no sale
aquel vulto angelical,
no habrá muerte que se eguale
con un tercio de mi mal.
O, visión
de grata contemplación,
no te tardes como sueles,
no fue tal la perfeción
de los dibuxos de Apeles.
O, bentanas,
de mi gloria comarcanas,
romped vuestras cerraduras
que con vistas tan ufanas
romperéys mis ataduras.
Muy costantes
demostráys vuestros semblantes,
trocat el sí por el no.

Gil Lanudo

¿Soys vos quiçá el de denantes?
Pues juro a quí me parió.

Vidriano

¿Quién va ay?

Gil Lanudo

A quien amenazas di,
¿no soys vos?

Vidriano

                      ¿Quién?

 

                                  ¡O, mal grado!
Perdoná, que juriamí
por otro hos había tomado.

Secreto

Mas, ¿quál fuera
que el necio le sacudiera?

Carmento

¿Quién es aquel encensible?

Secreto

O, contarte he la manera
que reyrás lo posible.

Gil Lanudo

Voto a san,
con un puto ganapán
he reñido una hora o dos,
por la fe de San Millán
que pensé que érades vos.

Vidriano

Vete hermano.

Gil Lanudo

Pues adiós que ya es temprano,
¿sabéys quantas horas son?

Vidriano

No.

Gil Lanudo

     Pues yo me vo a pie llano (26).

Secreto

Ven señor sin dilación
que aún aora
se ha assomado tu señora.

Carmento

(Agora saldrá de sí.)

Vidriano

¡O, felice aquesta hora!
no hos partáys ambos de aquí.

Leriana

¡A, Oripesta!

Oripesta

¿Señora?

Leriana

              Ven, que esta fiesta
de oyr cantar estas aves
perdella es cosa molesta,
oye qué cantos suaves,
qué armonia
y qué dulce melodía
que los cuydados aplaca,
qué descanso y alegría
es ver aquella albahaca.

Oripesta

Sea en buen fin,
que en assomarte al jardín
ha llegado Vidriano.

Vidriano

Dibuxo de Cherubín,
consérveme el soberano
bien tan alto.

Leriana

Ay, Jesús, qué sobresal[t]o,
que te guye Dios, señor.

Vidriano

Aunque de todo muy falto
soy tu cierto servidor
muy indino.

Carmento

(De beber agua sin vino.)

Leriana

No ay necessidad ninguna,
passa señor tu camino.

/[Biij r]/

 

Vidriano

Si no muda la Fortuna
su vandera
estará en esta carrera
mi sepultura metida,
y en mandar tú que yo muera
la muerte me será vida.

Leriana

En verdad,
no tengo necessidad
que tú mueras ni que vivas.

Vidriano

Pues, ¿por qué con crueldad
tan sin piedad me privas
del vivir?
Hazé merced de me oyr,
que no pido más de aquesto
y si más ay que pedir
bien lo señala mi gesto.
Si pequé
en querer meter la fe
en donde no merescía
yo te confiesso que herré
y que fue grande osadía.

Leriana

Con tus flores
de tus fingidos amores
me quieres dar a entender
que mis ínfimos favores
te pueden combalescer.
Siento y callo,
mas yo por mi cuenta hallo
sin te dar más esperança
que con esse tal cavallo
jamás has de romper lança.

Vidriano

¡Ay de mí!
¿Por qué me tratas assí?

Leriana

Porque es ficto quanto veo.

Vidriano

Mi desseo es solo en ti
porque aquel Dios en que creo.

Secreto

Di, Carmento,
¿sobre qué fue el juramento?

Carmento

No he podido entender nada.

Secreto

Por tu fe que estés atento,
que esta cosa va ordenada.

Vidriano

Ángel mío,
de mis fatigas desvío,
clara lumbre de mis ojos,
en las tus manos confío
mis tormentos a manojos.
Tuyo soy,
tuyo fuy, a ti me doy,
indigno de tu servicio
tú puedes, si quieres oy,
hazer de mí sacrificio;
y si ordenas
que embuelto entre las arenas
de mis angustias yo viva,
descanso serán mis penas
y una gloria muy altiva.

Leriana

Si a la llaga
que vuestra burla destraga
tubiera yo apuntamiento,
muy peor fuera la paga
que fue vuestro atrevimiento.

Vidriano

No ay más,
que sé que me acabarás
si me tratas d'essa suerte,
haz de mí lo que querrás
que no se escusa mi muerte.
¡O inhumana!
¡O crueza soberana!
¡O durez descomunal!
¡O piedad caduca y vana!
Di, ¿quál Dios te formó tal?

Leriana

Si miráys
del modo que me tratáys
sin tener razón ninguna,
veréys que sólo hos quexáys
de vuestra mala fortuna.
Yo quisiera
que la salud vuestra fuera
tan onesta quanto vos,
para que entonces yo hiziera
conforme con lo de Dios;
pero veo
qu'es el fin del tal desseo
quebradizo y cosa tierna
y el efecto suyo feo
y la infamia sempiterna.
Ultra desto,
hallo que hay tantas en esto

/[Biij v]/

decebidas y burladas,
que no ay glosa ni testo
que no note sus erradas.
¿Quién creyera
a la lengua lisongera
y el simulado meneo
que Arriadna decibiera
el falsario de Theseo?
¿Quién se olvida
de la merced recebida
por Jasón de su Medea?
¿Quál muger porná su vida
por uno que en tal se emplea?

Vidriano

Yo quissiera
que tu merced me dixera,
sin me dar tan rezios palos,
los buenos que hechaste afuera
¿cóme dixiste los malos?

Secreto

¡Qué charrar!
Pese a tal con tanto hablar,
nunqua oy sermón tamaño.

Carmento

Pardiós que osasse apostar
que ellos no acaben ogaño,
qué me[l]e[n]as
y qué negras madalenas
en pedir un qué sé yo,
¿qué cumple andar por esquenas
sino dezir quiero o no?

Vidriano

Tú, señora,
quedarás la vencedora,
que aunque podría no huyo.
Baste, baste por aora
que yo me riendo por tuyo.

Leriana

Ay, señor,
por lo que cumple mi honor
hazte más azia esta mano
y habla quedo por mi amor,
no nos sienta el ortelano.

Vidriano

Soy contento,
pero haz que a mi tormento
no asistan trabajos tantos
y hazerme has en un momento
egual con todos los santos.
Ay de mí,
que en tal mal punto nascí
que habiendo sinrazón tanta
me haya de poner assí
el cuchillo a la garganta.

Secreto

Anda aquá,
voto a Dios assí será,
ponte essa capa en el braço.

Carmento

¿Para qué?

Secreto

                 Acaba ya,
hecha al diablo esso embaraço.

Carmento

¿Qué ha de ser?

Secreto

¿Quiesme hazer este plazer?

Carmento

Sí.

Secreto

    Pues saca aquá essa espada.

Carmento

¿Pues aora qué has de hazer?

Secreto

Calla, que no sabes nada
de abrebiar,
para de presto acabar,
pues tanto se encaramillan,
começemos de gritar
como que nos acuchillan.

Carmento

Dale pues,
mas, si nos sale al revés,
pardiós yo te enlodaré.

Secreto

Mirad qué negro entremés,
grita tú como yo haré.

Vidriano

Dios no quiera
que mi pena, aunque más fuera,
te dañe más que a mi ojo,
antes çufriré que muera
que causarte tanto enojo.

Leriana

Ya señor,
cesse, cesse tu dolor,
que, aunque soy la perduosa,
en ver tan fixa tu amor
no puedo hazer otra cosa.

Vidriano

¡O, señora,
justa galardonadora
de mi muy justo servicio!
Mi alma, tuya, te adora
por tan alto beneficio,
con tal zelo
me assentaste allá en el cielo
con los santos soberanos,
las rodillas por el suelo
te beso los pies y mano[s].

/Biiij r/

Secreto

Sus, Carmento,
ya no basta sufrimiento
albel gritar y esgrimir.

Carmento

Diabólico pensamiento,
no puedo star sin reyr,
desleal
eres y descomunal.

Secreto

Sus, sus, dexa essos primores.
¡Mueran, mueran, pese a tal!

Carmento

¡Mueran, mueran los traydores!
¡Dale presto!

Leriana

Jesús, señor, ¿qué's aquesto?
No vayas allá, por Dios.

Vidriano

Señora no me es onesto,
cierra esas ventanas dos.

Leriana

¡Ay, mezquina!

Secreto

Socorro señor ayna,
que nos vemos en apreto.

Vidriano

¡O desventura malina!
¿Qué's aquesto, di, Secreto?

Secreto

O señor,
que faltaste a lo mejor,
que aora ya van huyendo.

Vidriano

Di, ¿qué a seydo este rumor?

Secreto

No estávamos, no, durmiendo,
juro a Dios
que ahunque fueran más de dos,
sino fueran seys que fueron,
diéramos razón de nos
pero ellos en fin huyeron.

Vidriano

¿Por qué fue?

Secreto

Ha de saber tu mercé
que al mejor tiempo que estabas
todo seys paráronse
a escucharte lo que hablabas.
Dixe assí,
que se apartassen de allí
y me creyesen aosadas
ellos que no, yo que sí,
tiramos de las espadas
lindamente.

Vidriano

¡O, si me hallara presente
cóm[o] les diera el castigo!

Carmento

(¡Cómo crehe el inocente!)

Secreto

(Majadero soys, amigo.)

Vidriano

Ora andar.
Jamás vienes sin pesar
Fortuna varia sin ojos,
que si un plazer has de dar
[.........................................] (27)
Pues aura
cómo ¿y tanto te costara,
sin hazer discurso tal,
que un poco más yo gozara
de aquella habla divinal?
Clara estrella
del dorado sol centella,
hermosura soberana,
luz resplandeçiente y bella,
luzero de la mañana.

Carmento

Ya, señor,
vamos, que es lo mejor,
pues tu pena es satisfecha,
que el tardar es causador
que nos tengan en sospecha.

Vidriano

Vamos pues
platicando todos tres
sobre mi descanso y gloria,
que grande consuelo es
trae[r]la por la memoria.