/[Aij v]/

Jornada primera

 

Vidriano     Secreto     Carmento

 

Cavallero   Moço        Moço

 

 

Vidriano

¡Pregónense mis tormentos
con vozes hasta el profundo,
mezcladas entre los vientos
derámense por el mundo!
No es razón
que el quativo coraçón
padezca solo mis daños.
Publíquese mi passión
por todos pueblos estraños
y sabrán
que, a los que como yo van
fuera de toda gobierno,
los verá mayor afán
que a las almas del infierno.
Veramente,
ésta, mi vida presente,
es infierno de inquietud
en que Fortuna consiente
despienda mi juventud;
no ay quien ligue
su rueda ni la mitigue,
sólo lo bueno destruye
huyendo del que le sigue
y siguiendo al que le huye.
¡Charradora!
que nos cebas de hora en hora
con la tu lisonja tanta
y hallamos a deshora
el anzuelo en la garganta.
¿Qué aprovecha
la prosperidad no estrecha
que me has comunicado
pues tu mano me deshecha
y muero desesperado?
Ya debrías
sentir las lágrimas mías
y mirar qual me consumo
y que mis mejores días
se resuelben como humo.
Si mandáys,
vos, Parcas que dispensáys
las vidas de los mortales,
abrebiad quanto podáys
el discurso de mis males.
¡O, tú, Clotho!,
si mi hilo hiziesses roto
Lachesis descansaría
y mi may al mundo innoto
Atropos consumiría.

Carmento

¡Ola hermano!
¿Quién está con este vano
toda la mañana hablando?

Secreto

Llebantóse muy temprano;
no entres qu'está rezando.

Carmento

No va nada,
que necessaria es mi entrada
que no ay para pensar paja
ni aun un grano de cebada
y yo no tengo miaja.

Vidriano

Es muy cierto
que, si no busco conuerto
a mi congoxa y passión,
el final y último puerto
será desesperación.

Secreto

Dixo nada.

Carmento

¡Pardios! que tengo turbada
la cabeça y quanto soy
de aquella negra empanada
que nos almorzamos oy.

Secreto

A propuesto,
¡válale el demonio al cesto,
qué le digo y qué responde!,
entra ya si has de entrar, presto.

Carmento

¡Qué señorio de conde!

Secreto

¡Traquear!
¿Que ya empieças de buscar
rensillas entre los dos?

Vidriano

Tengo de desesperar,
¡o sumo poder de Dios!
¿No ay ninguno
que algún consejo oportuno
dé a mi pena desigual?
¿No hallaré a lo menos uno

/Aiij r/

con quien converse mi mal?
Moços, ola.

Carmento

Sus, sus, trayan una estola,
ya el demonio lo ha tomado.

Vidriano

¡Ha, Secreto, a!

Carmento

                        Entro, hola.

Vidriano

¿Dónde está este ahorcado?

 

Ora ved.

Secreto

Que mande vuestra merced.

Vidriano

¿De dónde vienes, borracho,
que hablas con la pared?
¡Mal criado sin empacho,
ven aquá!
Este otro, ¿dónde stá?

Secreto

Almoaçando en el establo.

Vidriano

Assí como hablas verdá
te llebe el ánima el diablo.

Carmento

Hecha, hecha,
que el mentir no paga pecha.

Secreto

(Llebarán a ti primero)

Vidriano

¿Qué rezas?

Secreto

                 (Sus, ya despecha)

Vidriano

Habla claro majedero,
¡Dios bendito!
Ha tres horas que te grito
y jamás quesiste oyr.
Anda, llama esse maldito,
házmele luego venir.
Ve.

Secreto

     Ya voy.
Faltávanos quiçá oy
negocios en que entender.
Hola, Carmento.

Carmento

                         Aquí estoy.

Secreto

Ven aquá qu'es menester.

Vidriano

¡Ay dolor!

Secreto

Dale aguija por mia amor,
ligero eres como galgo;
ven que te llama el señor.

Carmento

Siempre me querrá dar algo.

Secreto

De buen grado
te dará un cardenalado
con un palo de nogal.

Carmento

Hermano, yo, con tal dado,
no quiero ser cardenal.

Secreto

Mira diablo,
escucha aquá lo que hablo:
si te pide dónde te hallo
di que stavas en l'establo
almoaçándole el cavallo.

Carmento

¿Y por qué?

Secreto

Dixele que te dexé
que estabas dando cebada.

Carmento

Pues no mientas, por tu fe,
quando no aprovecha nada.

Vidriano

¿Paréscehos
que bien que vengáys los dos
o aguardáys al mes que viene?
¡Mala Pascua le dé Dios
a quien en su casa hos tiene!

Carmento

(Sea mañana
y toda la otra semana
porque hayas consolación)

Vidriano

¿También rezas tú de gana
como esse otro azemilón?
¿Habéys visto
este hijo de antechristo
por qué términos empieça?
Como creo en Jesuchristo
que te rompa essa cabeça.

Carmento

Veys que rallo.

Vidriano

Anda, ensilladme el cavallo
don civil (6), vellaco, puto,
ponetle, empués de almoaçallo,
las cabeçadas de luto.
Del caxón
sacad el caperaçón
y alimpiad bien los estribos
y hazlo todo de mal son
con tus rebroncos y esquivos.

Carmento

¡Ha, qué gana
que le toma de mañana!
Esto es lo que más me enoja,
no cavalga en la semana
y a estas horas se le antoja.
No lo entiendo.

Vidriano

¡Ay de mí que stoy muriendo
sin dar descanso a mi mal!

Carmento

Pero en fin, según voy vyendo,
no stá en vano ell espital.

Secreto

Por mi amor
que me declares señor,

 

/[Aiij v]/

dexado el enojo aparte,
de dó nasce este dolor
que te aflije de tal arte.

Vidriano

Es mi mal
tan difforme y desigual
que hablallo no puedo apenas,
una dulçura mortal
derramada por mis venas.

Secreto

(Todavía
este necio desvaría)

Carmento

Pardiós que quiero scuchar,
sepamos qué es lo que había
aqueste loco de atar.

Vidriano

Ha metido
dentro mi pecho Cupido
tales escuas y tamañas
que stá el cuerpo derritido
y cenisa las entrañas.
Y a plazer
me fuy yo mismo a meter
el huego en que stoy ardiendo
como el Phénix suele hazer
sus viejas alas batiendo.
Tanto abunda
esta flama sitibunda
que me asso en este suelo
por otra Venus segunda
que ha descendido del cielo.
Cierto sé
que Polisena no fue
su par ni jamás se ha visto
que creo, como en la fe,
es ángel de Jesuchristo.

Secreto

Pues señor,
reciba yo este favor
y saberlo ha todo el hombre
que me digas, por mi amor,
d'essa segnora su nombre.

Vidriano

Cosa vana
me pides mas, pues lo h[a]s gana,
tú sabrás Secreto hermano,
que muero por Leriana,
la hija de Lepidano.

Secreto

Yo he plazer,
porque vienen a mi ver
los negocios acertados,
ca podré señor hazer
una vía y dos mandados.
Tu querella
daré forma que, con ella,
la puedas comunicar,
que yo y una su donzella
somos ambos de un lugar.
So est[e] zelo
hablalle he yo, como suelo,
sin de nadi ser sentido.

Vidriano

Un jubón de terciopelo
te mando si no has mentido.

Secreto

¿Yo mentir?
No me dexe Dios morir
como christiano si miento,
pero quísete dezir
lo que tengo en pensamiento.

Vidriano

Pues, Secreto,
rígete como discreto
y haz que essa donzella quadre
que, si esto viene en efeto,
tu ternás en mí buen padre.

Secreto

Tú, señor
créheme, no hayas temor,
no me tengas por indiestro
que, de tu pena y dolor
el tiempo será maestro.
Dexa andar
que, con mi buen trabajar,
no será tu mal muy fuerte.

Vidriano

A ti queda el negociar
y a my el satishazerte.

Secreto

¡O, buen grado!
Déxate d'esse cuydado
que yo no llebo esse fin.

Carmento

Ya señor está ensillado
el cavallo en el patín.

Vidriano

Ya voy, vete,
báxame mi sombrerete
y mi capa, la amarilla.

Carmento

¿Quál?

Vidriano

           Necio, la del ribete.
Passa la halda por la silla,

/Aiiij r/

anda, ve.

Secreto

¿Dónde quiere yr tu mercé?

Vidriano

A dar buelta por allá
por ver si verle podré,
porque assí descansará
mi cuydado.
No quiero yr acompañado,
poca será mi tardada.
Quedáos, pues voy atapado,
tú y esse otro en la posada.
De lo hablado
todo queda a ti encargado,
obra hermano con prudencia.

Secreto

Pierda tu merced cuydado
que yo porné diligencia .

Vidriano

Quédate.

Secreto

Pues Dios guye a tu mercé.
¡Válasme Santa María!
Voto a Dios que apostaré
que aún no sabe si es de día.
Él se piensa
que a su pene muy intensa
le queda puesto entredicho,
jurar puedo sin offensa
que no sé lo que me he dicho.
Lo mejor,
acerca d'esta labor,
pues estamos ya en el lodo,
es pensar so que color
podría tener yo modo
que pudiesse
hablar quando yo quisiesse
con esta negra donzella.
¡Pardiós, no sé qué me hiziesse!
¡O, Dios haya parte en ella!
¿Quál será
si mi amo me halla quiçá
con esta ficción tan vana?

Carmento

Hermano, ¿cómo te va
con nuestro amo esta mañana?

Secreto

O, Carmento,
te doy fe que no te miento
que quasi, quasi stá loco.

Carmento

Créote sin juramento,
ya so al cabo poco a poco.

Secreto

¿Cómo assí?

Carmento

Porque desde allí hos oy
todo quanto habéys hablado.

Secreto

Pues, ¿qué te parescen a ti
de lo que habemos passado?

Carmento

¿Sabes qué?,
que si tú me das la fe
de yr comigo claro y raso
un secreto te diré
acerca de aqueste caso.

Secreto

Di, Carmento,
¿tienes quiçá pensamiento
ninguno malo de mí?

Carmento

¡No, por aquel sacramento
que el domingo en missa vi!

Secreto

¡Pese a tal!
Pues, ¿por qué heziste señal
queriendo hablar de no sé qué?

Carmento

Porque me seas leal
como yo te lo seré.

Secreto

Calla ay,
¿quándo me hallaste tu a mí
desleal en una paja?

Carmento

Jamás tal te conoscí
ni aun tú me llevas ventaja.
Brevemente
te contaré de presente
todo el modo y la manera,
si el hombre no es negligente
Dios nos viene por carrera.
Tú sabrás
que quatro días atrás
me hizo gran fiesta una moça
de cómo te spantarás
dentro el riso (7) me retoça.

Secreto

Di ya, vano.

Carmento

En casa de Lepidano,
el padre de Leriana,
di, ¿no conosces, hermano,
una moça toledana
muy bonita,
carrillena, redondita
no de muy gran estatura?

/[Aiiij v]/

 

Secreto

Sí, conosco una rosita,
dime, ¿es ésta, por ventura?

Carmento

Essa misma.

Secreto

Yo me raheré la chrisma
si d'esta vez desmedramos.

Carmento

Guardemos de no hechar cisma
que del resto bien andamos.

Secreto

Gran bien es
y el tener un tal pavés
mucho le cumple a nuestro amo.

Carmento

Sí, mas va por interés
y esto viene de mal ramo.

Secreto

Guarda fuera,
ella deve ser matrera (8),
¿quieres comigo apostar
si le das una gorguera (9)
que se te dexa besar
sin fatiga
y aun tentalle la barriga
por ver si stará opilada?

Carmento

¿Pues quieres más que te diga
qué me dixo la taymada (10)
antiyer
quando fuy por alcazer (11)?
Yo, que yva muy descuidado,
a la que quisse volber
topéla en medio el mercado,
assí stando
un ratillo platicando
nuestra plática fue tal
pidióme medio burlando
que le prestasse un real.

Secreto

¡Hola, dí!
Por tu vida, ¿passó assí?
¡Dios me libre de mugeres!

Carmento

¡Por Dios!, no sacó de mí
una blanca de alfileres.

Secreto

¿Quiesme oyr?

Carmento

Di lo que quieres dezir.

Secreto

¿No sabes tú la manera
de cómo te has de regir
con aquessa escopetera (12)?

Carmento

¡Qué plazer!
¡O, donoso bachiller!
Mas ¿no veys que me conseja?
¿Piensas que me ha de poner
quiçá la pluma en la oreja?
¡O, perdido!

Secreto

Pues tenme por entendido,
cata, qu'es muy dissoluta.

Carmento

Mal me tienes conocido,
yo soy rufián si ella es puta.
Dexa andar,
yo la tengo de amargar,
guárdese que no estropiesse.

Secreto

Pues que va por te pelar
qualquiera burla merece.
Mas, empero,
salga nuestro amo primero
d'esta passión que lo engaña.
Sey con ella lisongero
haziendo del juego maña.
Voto a Dios
que, si esto passa entre nos
sin haver más trampantojos (13),
nuestro amo nos dé a los dos
quanto tiene hasta los ojos.

Carmento

Te prometo
de traherla a tanto aprieto
ella en fin no se me escapa
si quigesse Dios, Secreto,
mudar el pelo a mi capa.

Secreto

¡Oxalá!

Carmento

Oye, oye, ¿qué hora da?,
¡cuenta!

Secreto

            Ha dado ya quinientas.

Carmento

Sus, que muy tarde será,
no nos veamos en afrentas
con nuestro amo.
Ven ligero como un gamo
que las doze son ya dadas.

Secreto

Pues ves verrás como atramo.

 

[.............................................] (14)