Comedia Radiana
 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

                                                                                  Maribel Bayona Sánchez.

 

 

 

 

COMEDIA RADIANA

 

Para la presente edición hemos utilizado la edición facsimilar de los Autos, Comedias y Farsas de la Biblioteca Nacional, incluidos en la Colección de Joyas Bibliográficas. Serie conmemorativa, Madrid, 1962.

 

 

 

CRITERIOS DE EDICIÓN

 

Los criterios gráficos y ortográficos que hemos seguido para la edición del texto son:

 

1) Actualización de la puntuación, acentuación y uso de mayúsculas. (La acentuación se

actualiza excepto en el caso de la y con valor vocálico, que se mantiene sin acentuar)

 

2) Desarrollo de las abreviaturas en cursiva.

 

3) Desarrollo del nombre de los personajes que aparecen abreviados en cursiva.

 

4) Introducción de algún vocablo no contenido en el texto entre corchetes.

 

5) Indicación de los cambios de escena entre corchetes: […]

 

6) Separación de las amalgamas mediante apóstrofe: quel por qu’el, así como de las

contracciones: della por d’ella, desto por d’esto y agrupación de las palabras que en

el texto aparecen separadas y hoy se escriben con un solo grafema: a ca por acá, tan

bien por tanbién.

 

7) Modernización de las grafías según el siguiente criterio:

 

-La u y la v se transcriben según su valor: vocálico en u, consonántico en v.

 

 

 

 

[/Ai r/]

 

Lireo.       Ricreto.        Radiana.        Marpina.        Cleriano.

 

Turpino.        Sirado.        Pinto.        Juanillo.        Sacristán.

 

 

                                    Comedia intitulada Radiana,

 

compuesta por Agustín Ortiz, en la qual se introduzen las personas

siguientes: Primeramente un cavallero anciano llamado Lireo

y su criado Ricreto, y una hija d’este cavallero llamada Radiana

y su criada Marpina, y un cavallero llamado Cleriano y su cria-

do llamado Turpino, y tres pastores, Lirado[1] y Pinto y Juanillo,

y un Sacerdote. Repártese en cinco jornadas breves y graciosas

y de muchos enxemplos.

 

 

 

 

Entra Juanillo con el introyto y dize:

 

[/Ai v/]

 

Introyto

 

Juanillo  ¡ Sant Silbestre

               y el macho del acipreste[2]

               decienda sobre vosotros,

               y el su bordón vos atieste

               y os de paz con sus quillotros!

               Si cudiera

               que tanta gente estoviera,

               ¡o prega a el alto Dios!,

               de hazer ora siquiera,

               que paráys cada una dos.

               Porque aya

               harta gente con que vaya

               nuestro rey contra llos moros

               y con su gran atalaya

               llos acose como a toros.

               Y bien huerte,

               y para que den la muerte

               aquel traydor Cancerbero[3],

               que nos trata de tal suerte

               el bellaco majadero

               hendo daños,

               y Dios le dé malos años

               al bellaco engañador;

               y para cegar sus caños,

               Dios nos de huerte favor:

               ver do corre

               aquello con que socorre

               a la seta que a tomado,

               y d’una muy huerte torre

               le veamos nos colgado.

               ¿Que haréys

               si os digo con qué holguéys

               con prazeres muy tamaños?

               Escuchá, entenderéis,

               assí os dé Dios buenos años.

               Yendo un día

               junto a la pastelería,

               passando en Valladolid,

               dos por dos en romería

               vi que vienen por allí

               muy enhiestas,

               d’essas putas rabetiestas

               que saben muchos refranes,

               y muy bestidas de fiestas

               llas llevavan dos rufianes.

               Va en concierta

               que las dexan a la puerta

               del campo junto a su casa;

hu tras ellas boca abierta,

               caliente, hecho una brasa.

               Yo yva allá,

               vino la una hazia cá

               llamándome con señuelas.

               Yo, contento d’ella ya,

               llévola a las callejuelas.

               ¡Por San Pego!,

               vino la bellaca luego

               antes que yo començasse

               más encendida qu’el huego,

               diziendo que la pagasse

               en buen dinero.

               ¡O pesete a Sant Cervero!,

               pues hagamos la hazienda.

               Dixo ella: «pardiós, primero

               me darás dinero o prenda»

               Por mi mal

               le di en prendas un real

               y luego empeçó a dar gritos.

/Aij r/                              Con su espada y su puñal

               vino uno de sus espritos

               para mí,

               y díxola: «vos, ¿dezí

               qué os a hecho este villano?»

               Dixo ella: «trájome aquí

               y ora haze del tirano».

               Vino él,

               saca su espada y broquel

               y házeme treynta fieros,

               que me quebrará la hiel

               o le diesse más dineros.

               Dile poco,

               de un ducado diome troco

               para bever un chinstón,

               y dixo: «andá para loco,

n’os arroje un bofetón».

               Ves aquí,

               beví el un maravedí,

               tengo otro para altramuzes.

               Vome de Valladolid

               otro día entre dos luzes

               sin cornado,

               aquí me an burlado.

               Mas dize acullá el refrán:

               ‛si no quieres ser engañado

               no fíes, cuerpo de San’.

               ¡Baste ya!

               Señores, aquí verná

               un poco de nobre gente.

               A dezillo vine acá

               y on ora me vino a mí.

               ¡O qué rudo!

               El primero es un biudo

               y este trae nobre gente,

               un criado muy sesudo,

               el qual es leal sirviente.

               Y tras esto,

               viene luego muy de presto,

               sin detenerse bocado,

               un galán lindo, compuesto,

               y Turpino, su criado.

               Mira, al qual

               Cleriano cuenta su mal

               que muere por una dama.

               Su moço, no muy boçal,

               veréys en fin lo que trama.

               Sin tardar,

               que quando van a ssacar

               la hija sin más rodeo,

               salta el padre a lo estorvar,

               el qual se llama Lireo,

               dolorido.

               La Radiana, ¡o perdido!,

               es hija del enbiudado.

               Su padre, que avéys oydo,

               trae consigo otro criado

               muy discreto,

               el qual se llama Ricreto.

               Éste estorva los amores

               a Marpina y Turpineto,

               que son los revolvedores.

               La moceta

               a por nombre Marpineta,

               y Radiana la dama.

               La moça, como alcahueta,

               concierta el galán y la ama

               sus amores.

               Luego vernán tres pastores,

Juan, Pinto, también Girado.

[/Aij v/]                            Miraréyslos bien, señores,

               que traen gran gasajado.

               ¡Qué habrar!

               Yo no lo sé relatar

               como lo dirá esta gente.

               Casi al fin veréys entrar

               un crego,¡mal huego le entre!

               con sus melenas.

               Repártese en cinco cenas

               la comedia singular.

               Assí ayáys buenas estrenas,

               todos hazé por callar,

               no se os pierda,

               a quien digo gente cuerda.

               Todos callá, pues os toca,

               son prega a Dios que de mierda

               se os hincha a todos la boca.

              

 

 

       Jornada primera.

Lireo, Ricreto.

 

Lireo      Estoy agora espantado

               de mí mesmo y de mi vida.

               ¡Cómo estoy tan trastocado

               y quán mal que me a pagado

               la fortuna fementida!

               ¡O traydora,

               de alegría robadora,

               franqueza de mil pesares,

               de cada momento y ora

               de [enojos][4] me das mil pares!

               Dime, pues,

               ¿por qué bives al revés,

               que al que te ama le destruyes

               y al que te trata al revés

               cien mil vezes le atribuyes?

               Pues porque

               en verdad que yo no sé

               si te enojé vez alguna.

               Perdóname si herré,

               no me maltrates Fortuna.

               Que a mi ver,

               no consintió mi querer

               mi voluntad serte varia.

               ¿Por qué me echas a perder

               mostrándoteme contraria?

               ¡O ventura!,

               no ay humana criatura

               que tal pérdida perdiesse,

               ni quién con tanta cordura

               tantos trabajos sufriesse.

               Ni es nacido,

               en los tiempos que yo he vido,

               quien perdiesse tal muger.

               Lo ganado va perdido

               en tal pérdida perder.

               No profana,

               nunca fue loca ni vana,

               nunca tal muger se vio.

               ¡O qué pierdes, Radiana,

               nunca tal muger perdió!

               En mal punto

               me vino tanto mal junto

               en perder yo tal presea,

               mi triste muerte barrunto

               venga que en mi bien se emplea.

               ¡Vente, muerte,

               no cures de detenerte

               ni te apiades de mí,

               pues todo mi bien se vierte,

               ven, que yo te espero aquí!

/Aiij r/                             Triste yo, quien para tal se casó.

¡O quien nunca sí dixera!,

quando Dios me la llevó,

llevárame a mí siquiera.

Ricreto   No es razón

que sigas tu esclamación,

pues no se le sigue al

sino doblar la passión,

y assí viene mal tras mal.

¿Quiés mirar?

Quien se quiere intitular

de  animoso y de prudente,

a de suffrir y passar

qualquier sobervio acidente.

Lireo     ¡No lo digas!

Ricreto   Ruégote más no prosigas

porque Dios tienta al fiel

y le da muchas fatigas

por conocer qué ay en él.

Por tal suerte,

tú no [dessees][5] la muerte

porque es a Dios omicida,

y guiando de otra suerte

pierdes dos vezes la vida.

Lireo      ¡Qué porfía!

               Yo pensé que más sabía

               tu ciencia y rearguir.

               Quien tal pierde más valdría

               que aborresciese el bivir.

Ricreto   Esso niego.

               As de sofrir con sossiego

               qualquier bien o adversidad.

Lireo       Yo digo que hablas ciego.

Ricreto   Tú dizes, señor, verdad.

               Sé entender

               que una mala muger,

               sobre este punto me fundo,

               que basta a echar a perder

               no un reyno, mas todo el mundo.

Lireo      Pues la mía…

Ricreto    Yo te digo que podía

               loarse entre mil mugeres,

               la corona merescía

               sobre quantas conoscieres.

               Por llorar

               no la as de resucitar,

               aunque más tristezas hagas.

               Vamos ora a reposar,

               no renueves viejas llagas.

 

 

 

                    Jornada segunda.

               Cleriano, Turpino, Marpina.

 

Cleriano A lo menos, Cleriano,

               bien te puedes alabar

               que morirás más hufano

               que nadie puede pensar.

               Bien heziste

               en darte como te diste

               a la dichosa prisión,

               pues que lugar lo toviste

               de ponerte en deffensión.

               Considera

               que una vida lastimera,

               un quexarte noche y día,

               aquesto siempre lo espera

               y no plazer ni alegría.

               La esperança

               me hará no hacer mudanza

[/Aiij v/]                          donde el corazón dexé,

               mas antes con confiança

               costante me mostraré

               de contino.

               Ven acá; dime, Turpino,

               ¿qué haré en este tal caso?

Turpino  Qu’el amor falso, maligno

               quiere destroçar tu vaso

               de virtudes.

               Mi señor, jamás ayudes

               a tu vario pensamiento,

               mas si de ti le sacudes

               luego eres libre y esento

               d’ese mal.

Cleriano ¡Ven acá, bruto, bestial!

               Aquel que Cupido hiere,

               aunque sea un animal,

               ¿sanará si él no quisiere?

Turpino  Es posible.

Cleriano Aunque bolviesse a invesible,

               el amor es ya tan fuerte

               que, si le viesse movible,

               haría por darle la muerte.

Turpino  ¡A, señor!

               Metido me as en temor

               en sentir tu grave quexa,

               mas por quitar tu dolor

               aqueste cargo me dexa.

               Te prometo

               trabajarlo muy secreto

               para averte medicina.

               Sufre tú, como discreto,

               déxame hablar a Marpina,

               su criada.

               No me verán dar pisada

               ni lo sentirá su padre.

               Yo miraré bien la entrada,

               pues que ya no tiene madre

               que guardava.

Cleriano Si la madre la mirava

               el padre la vela más.

               Si la madre la encerrava

               con mil guardas la verás.

Turpino  Pues hubo,

               aquessa me quiero yo,

               pues Dios me dé malos fines

               sino le muestro quien só.

               Si la topo en sus jardines,

               si me escucha,

               o si quiere tener lucha

               y dar oydo al mancebo,

               verás si pesco la trucha

               sin que lleve mucho cebo.

Cleriano Ven acá.

               ¿Por qué orden se hará

               que tú no fuesses sentido?

Turpino  Digo que ella se vendrá

               al lugar que me as oydo.

               Su criada,

               aunque seas más taymada,

               tengo de la trabucar,

               que sea mi enamorada

               y huelgue de lo acetar.

               Y acetado,

               está ya medio tramado

               y ando el medio camino.

               Tú verás si tu criado,

               no haze perder el tino

               a Radiana.

               Prométote con fe ssana[6]

/Aiiij r/                            de hablar mi nueva amiga

               y hazer que una mañana

               podáys hurdir vuestra liga.

               Ora andar,

               vámonos sin más tardar

               donde un rato reposemos.

               Huelga tú de me dexar

               lo que entre manos tenemos.

               Vamos vía,

               que yo me buelvo otro día

               a començar esta trama.

               ¡Válame, Sancta María!

               ¿Ésta es la moça o la ama?

Cleriano Es la moça.

Turpino  ¡El pelo se me alboroça!

               Déxame, señor, con ella.

               […]

               El coraçón me retoça

               en veros tan linda y bella.

Marpina ¡O, traydor!

               ¿Quién os dio tanto favor

               que entrássedes al jardín?

Turpino  Dezírtelo he sin temor

               el principio, medio y fin.

               Mi intinción

               dio osadía a la razón

               a que entrasse sin mandado,

               y a que sin más dilación

               me diesse por tu criado.

Marpina ¡Qué donoso!

               ¿Soys, hermano, algún raposo

               que buscáys [temprana][7] muerte?

Turpino  Soy el que ningún reposo

               se me siguió sólo verte.

               Pero miento,

               que mucho contentamiento

               tengo en verte en mi presencia,

               mas dóblaseme el tormento

               en conociendo tu ausencia.

Marpina Dime pues,

               ¿cómo quisieron tus pies

               acercarte a mala muerte?

Turpino  ¡Boto a Dios, si vienen diez

               que mi espada los despierte!

               El morir,

               yo le quiero rescebir

               si tú me lo quieres dar.

Marpina No cures más de argüir

               que todo es lisonjear.

               ¡Vete fuera!

Turpino  Mi vida muy lastimera

               fuera yrá, más quedaré

               do quedará más entera

               mi fe, pues a ti se fue

               de su grado,

               do moriré sepultado  

               en tu renombre y memoria.

               Y que, si tú me as penado

               muero, mas bive mi gloria.

Marpina Ya lo vemos,

               que nadáys siempre sin remos

               y os ahogáys a la orilla,

               y fingís diez mil estremos

               y penas por maravilla.

               Pues te mato,

               acontécete algún rato

               estando al mejor comer,

               de tenerte yo en el plato

               lo que tienes menester.

Turpino  Matadora,

               dexemos aparte agora

[/Aiiij v/]                          mis penas que son sin tiento,

               y si as plazer en la ora

               te contaré un breve cuento.

Marpina ¡Ve, bestial,

               torpe, grosero, animal!

               No consigas tal locura,

               no te redunda algún mal.

Turpino  Aunque me des sepoltura

               de tu mano.

Marpina Ora te creo, milano,

               ¡ta, ta  no me digas más!

               Cuenta agora a passo llano

               qualquier cuento que querrás.

Turpino  ¿Das licencia?

Marpina Sí, mas con poca audiencia

               no cures contar despacio,

               porque tengo una pendencia

               que entender en mi palacio

Turpino  Mira, hermana,

               assí bivas libre y sana

               y gozes tu gentileza,

               que digas a Radiana

               la muy crecida tristeza

               y gran passión

               que a sentido el coraçón

               de Cleriano en querella,

               y que le an dado la unción

               dos vezes por causa d’ella.

               Mas que Amor

               nunca fue consentidor

               que muriesse Cleriano,

               sino encendido en ardor

               puesto el fuego de su mano.

               ¡O, Marpina,

               que si Dios no lo encamina

               presto avrá su monumento!

               Si le viesses, desatina

               mil vezes en un momento.

Marpina Ora andar,

               propongo de no escuchar

               tus razones varias, locas,

               que si tal le quiero hablar

               pedaços me hará las tocas.

Turpino  Por mi fe,

               de aquí no me partiré

               sin tu buen prometimiento.

               Contarle [he] lo que conté

               delante tu acatamiento.

Marpina Soy contenta,

               aunque no gano en la renta

               para agujas ni alfileres.

               ¡O en quanta pasión y afrenta

               os veys, cuytadas mugeres!

Turpino  Vida mía,

               ¿responderasme de día?

               Háblame, Marpina, hermana.

Marpina De noche me parescía,

               pero buelve de mañana.

               Y a de ser

               que por me hazer plazer

               no te alaves en despensa.

               Mira esto, puede ser

               no rescibas d’ello offensa .

Turpino  Bueno va.

               Esso bien cosido está;

               da otra puntada mayor.

Marpina Vóyme, porque viene ya

               Cleriano, tu señor.

[…]

 

Cleriano Dime, di

               ¿aún agora estás aquí

/Av r/                              en pláticas con Marpina?

Turpino  Oy se busca para ti

               nueva y sana medicina

Cleriano ¡Di, qué tal!

Turpino  Quedó el amor tan ygual

               que, si me echava a empujones,

               me prometió en lo final

               de remediar tus passiones,

               si pudiesse;

               aunque pensasse y supiesse

               que las tocas la resgasse,

               le dirá quanto quisiesse,

escuchasse o no escuchasse.

Cleriano ¿Dixo más?

Turpino  ¡A la fe, más y remás!,

               que hablada a Radiana,

               que la respuesta sabrás

               un día d’esta semana.

               Será ansí.

Cleriano Turpino, haz tú de mí

               buena cera y buen pavilo.

               ¿Qué harás, triste de ti,

               que tu vida está en un hilo,

               Cleriano?

               Pienso serte bueno y sano,

               que tú buscases la muerte

               y tomarla con tu mano,

               pues amor se muestra fuerte.

Turpino  Necear.

Cleriano Hazme un plazer o pesar,

               que no hables murmurando.

Turpino  Antes quiero rebentar

               en verte a ti estar penado

               en tal congoja.

Cleriano ¡O pena que no me afloxa!

               ¡Muerte, evita este trabajo!

Turpino  Dar, dar, habla con la roxa,

               doze dará este badajo.

               ¡A, señor,

               boto a tal, esto es peor!

               Salte presto, porque veo

               que viene a más y a mejor

               el viejo ruin de Lireo.

 

              

 

                       Jornada tercera.

               Lireo, Ricreto, Pinto y Tirado

 

Lireo      ¡O más inportuna vida

               que hombre humano sostiene!

               ¡O vida triste, corrida!

               ¡O vejez más abatida

               que hombre humano mantiene!

               ¡O Ricreto,

               paje más sabio y discreto

               que de señor come pan,

               si me tienes un secreto

               contart’e todo mi afán.

               Pues ventura,

               me traxo a tanta estrechura

               y a darme tantos cordojos,

               y a que tal mala ventura

               oyesse y viessen mis ojos.

Ricreto   Mi señor,

               dame cuenta sin temor

               quién le da tanto pesar,

               que plaziendo al Redentor

               bien se podrá remediar.

               Sin mentir

               un refrán oy dezir,

               y que ‛aquel que está escuchando

[/Av v/]                           su mal acaece oyr’.

[Lireo][8]   Dios, pues tú eres de mi vando,

               tú sabrás

mi querella sin compás.

               ¡O vida que tanto afana

               a una noche que no amas!

               Yendo a ver a Radiana

               y a Marpina,

               traydora, falsa, malina,

               infiel a su señor,

               no sé qué amor le encamina,

               ni sé quién es el traydor

               que la sigue,

               quién es que assí me persigue;

               ¡o viejo desventurado!,

               combatiola que se obligue

               a tomar enamorado.

               Yo escuchava

               y mil vezes me tentava

               el diablo a querer entrar,

               y después me recelava

               sólo por no perturbar

               a mi hija,

               si yo entrara a la partija

               turbárala el coraçón.

Ricreto   Ya no ay quien sufra ni rixa

               aquesta tan gran trayción.

               Marpinica,

               muy bien sé yo que se pica

               un poco de requebrada,

               y que es p[ro]pria y muy bonica

               para ser encoroçada.

               Sin debate,

               quiero tu merced me mate

               sino le trillo la lana,

               y sino doy un combate

a tu hija Radiana.

 

Lireo      Mira, ve

               allá a casa, por tu fe,

               y estando hecha la cena

               llama, que aquí esperaré.

               Assí ayas buena estrena.

               Ve en volandas.

Ricreto   Señor, haré lo que mandas,

               luego bolveré por ti;

               de todas vías y vandas

               te sirve, señor, de mí.

Lireo      Dios loado,

               pues la fortuna me a dado

               tal mala ventura y suerte,

               y pues se fue mi criado,

               quiero yo tomar la muerte.

               ¡Ay de mí,

               en mal punto acá nascí

               pues me siguió tal ventura!

               Tres géneros trayo aquí   

               para tomar muerte dura.

               Quiero yr

               sin la vida redemir,

               pues que nunca me fue sana.

               ¿Qué nuevas podrás oyr,

triste de ti, Radiana?

               ¿Qué harás

               quando la nueva oyrás

               de la muerte que me atierra?

               Pienso que trabajarás

               morir de tu propria guerra.

               ¡Hijos, hijos,

               al nacer mil regocijos,

               desque criados hazéys

/Avi  r/                            por poneros en letijos

               por a donde rebolvéys!

               Gran contienda,

               a unos costáys la hazienda

               y a otros lo que an ganado,

               y a mí sola aquesta prenda

               honra y vida me a costado.

               ¡O mal mundo,

               ya no ay mi par ni segundo!

               ¡O vario, traydor, mudable,

               que tu lago tan profundo

               una ora nunca fue estable!

               ¡Ay, qué hago,

               que ya no me doy el pago!

               Sal puñal, que tu as de ser.

               De passar tengo este trago,

               no me cumple detener.

               Mas primero,

               te ruego, Dios verdadero,

               que perdones esta injuria,

               ya me trae al pagadero,

               Radiana, tu luxuria.

               Hija mía,

               piensa que más te quería

               que a la lumbre de mis ojos,

               mas ya quiero en este día

               dexar cumplir tus antojos.

 

[…]        

 

Pinto       ¡A, Girado,

               a balla, a balla, priado,

               aguija, diabro, majote,

               mirá que emparamentado

               que verás un hidalgote!

               ¡Bide Dios,

               voto a San que vastáys vos

               ser proprio aquella que espanta,

               o cuerpo ora non de nos,

               dó hurtastes essa manta!

Girado    Reventado.

Lireo      Mucho más es empleado.

Pinto      Que todo esso no es nada,

               desvíate allá, Girado,

               trocárele una pedrada.

               ¡Sus, dezí!

               ¿Qué diabros buscáys aquí,

               venís a hurtar ovejas?

Lireo      Duélete hermano de mí.

Girado    ¡Di que dexe las orejas,

               presto, presto!

Lireo      Mucho más merezco qu’esto,

               no cures darme pedradas.

Pinto       No llaméys a nadie cesto,

               c’os haré dar de nalgadas.

               ¡A trayción,

               y on  por vida de Sansón[9]

               el cochillón me darás!

Lireo      Mas sácame el coraçón

               y ansina le ganarás.

Pinto       Si haré,

               dad acá, començaré.

               Hinca la rodilla al suelo,

               no medre vuestra mercé.

               ¿Mándasme que os rape el pelo?

Lireo      Corta bien,

               no gastes mas almazén

               que me das pena crescida.

Pinto      ¡ O cuerpo de Santarén,

               n’os entiendo, por mi vida!

               ¿Qué dezís,

               nos dexistes c’os murís

               de terribre comezón?

[/Avi v/]           Lireo       Cierto, tú estás hecho cris.

¿No te dixe, neciarón.

y rogué,

que quisiesses por tu fe,

por sólo evitar mi mal

matarme, pues lo mandé

con el mi proprio puñal?

Girado    ¡Sus que os ate!

               Pues juro a San, sin debate,

               de lo hazer muy ligero,

               y on mala ravia me mate

               si no hago como el carnero.

Pinto      ¿Querés vos?

               En las manos de los dos

               vos dexarés el pellejo.

               ¡O cuerpo, ora non de vos,

               echa acá esse cordelejo!

Girado    ¡O, que abarcas

               el pellejo a las comarcas!

               ¿Le doy por dos medios reales

               o para aforro a dos arcas?

Lireo     ¡Acabad presto mis males,

               concluid!

               Y de los dos me herid

               el que fuere más artero.

Pinto      ¡Juro a San, si viene el Cid

               no nos levasse el cordero!

¡O mal grado,

               que se nos avíe olbidado

               lo mejor según que creo!

               ¿Cómo te llamas, cuytado?

Lireo      Llámome el triste Lireo.

Girado    ¡O maldito,

               do al diablo q negro apito

               teníamos por le matar!

               Desata poco a poquito

               y tornémosle a soltar.

               ¡A, señor!,

               dinos ora tu dolor,

               que aunque acá somos pastores

               tenemos un herrador

               que enxalma de mil dolores.

               Ved si es baço,

               axaqueca o espinazo,

               o quillotre o mal d’ijada,

               si es essotro, quillotrazo.

Lireo      Sacude otra badajada

               mi pasión,

               llega dentro al coraçón.

               No puede aver çurugano,

               sino muerte por baldón

               ea que el alto Soberano.

Pinto      N’os entiendo.

               Ydnoslo agora diziendo

               que se pudiesse entender,

               que mi mal se está riendo

               de tu muy poco saber.

Girado    ¡Hu, ha, ha!

               Ora pues, señor, mirá

               si habras con antiparo.

               A fe, nosotros acá

               siempre habramos muy craro.

               Sea que quier,

               nunca Dios me dexe ver

               ni llograr a  Marinica,

               si yo vos puedo entender

               y entiendo a la mi borrica.

Lireo       ¡Ve, villano!

Pinto      ¡Pardiós!, seros a más sano

               que nos digáys vuestro mal.

[/Avii r/]                          Traeré unto de Milano

y un poco de unto sin sal

y dialtea.

Lireo      Mucho más qu’esto s’emplea

               en tan desdichado viejo.

Girado    ¡Pardiós!, yo traya, mas sea

               y on untazga de conejo.

               ¡Dilo cedo!

Ricreto   Dios te haga alegre y ledo

               y te guarde, mi señor.

Lireo      Soy tan triste que no puedo.

               ¿Responde, buen servidor,

               es ya ora?

Ricreto   Vámonos, señor, agora

               y sentarte as a comer.

               Allá escuché a la señora

               y hize por lo entender.

Lireo      ¿Qué dezía?

Ricreto   Dezía que se perdía

               Cleriano en sus amores,

               mas dezía que le cumplía

               que le mostrasse favores

               Radiana,

               y que viniendo mañana

               conciertan de te dexar.

               La vellaca muy hufana

               no hazíe sino tramar.

Lireo      ¡O, amigo,

               al tiempo doy por testigo

               si él y ella no an su pago!

               Vayan con el enemigo,

               que los meterá en su lago.

               Que a mi ver,

               assí suelen suceder

               estos negros amoríos.

               Vamos agora a comer,

               yo haré que queden fríos.

               ¡Quedaos a Dios!

Pinto      Con él vayades los dos.

               Señor, guardaos de otra tal,

               prega a Dios que guarde a nos

               de todo teribre mal.

               ¡A, Girado!,

               esto está desencombrado;

               durmamos, pésete el ciego.

Girado    Mas antes tengo pensado

               que jugássemos un juego.

Pinto       Sus, por San,

               sienta, que tiendo el gaván.

Girado    Pon cabe nos los barriles,

               trae la quajada y el pan,

               jugemos los chanbariles.  

Pinto      Ora andar,

               aquí me quiero assentar

               y as de jugar sin renzillas.

               ¿Quiés primero merendar?

Girado    Juguemos las quajadillas,

               y jugadas

haremos las revanadas

y luego merendaremos.

No se vayan las manadas,

sino mal rato tendremos.

Pinto       Echá, hermano.

Girado    Ora sus echo por mano,

he una en nombre de Dios.

   ¡Digo bao! Si yo lo gano

   que lo comamos los dos.

   Ya son tres,

   las quajadas van a diez.

   He quatro.

Pinto                      ¡Pardiós, mentís!

[/Avii v/]          Girado    No, que al comer lo verés,

               anque agora lo reñís.

Pinto      No hu nada.

He tres, por santa bavada,

               y ora tengo de hechar uno.

Girado   Besad acá, gente honrada,

               ¿entendesme uno a uno?

Pinto       Tres y siete.

Girado    Ya baco, vellaco, asnete,

               avía quatro y ora quatro.

Pinto      ¡Mal huego queme al  mamuete,

mentir, mentir cada rato!

   ¡Diabro tocho!

Girado    Siete y ora una son ocho,

               ¡anda diabro!, ya son nueve.

Pinto      ¡No más, por San Aguilocho,

               no’s possibre que lo lleve!

Girado    ¿Tú qué avías?

Pinto       Otras siete eran las mías

               y ora las que más haré;

               tiro tres por San Jemías,

               pague lo qu’essa mecé.

               Saca el pan.

               ¿Traes el quillotra de Juan?

               Revánolo delgadillo.

Girado    Llega acá, pésete San,

               esse barril y el tarrillo

               de cuajada.

Pinto       ¡O, qué buena vellacada!

               Traes por quajada leche.  

Girado    Comamos que no va nada.

Pinto       ¡Pardiós! Encima os lo eche.

Girado     No harés.

Pinto       Pues yo’s juro a Sant Andrés

               que estoy en hondes de hello.

Girado    Porque vos lo derramés

               no se me da este cabello.

Pinto      Helo ay.

Girado    En mal punto para ti.

               ¡Toma, don hijo del diabro!

Pinto      ¡Oh cuytado, mal de mí!

               Pues mirá que lo que habro,

               por San Gil,

               don vellacazo cevil,

               d’ir, don maldito sabueso,

               a llamar al alguazil

               c’os lleve a la cárcel preso.

Girado    Pues andá,

               ora sus, bueno será

               caminar contra la greja.

               ¡Oh, qué diabro viene ya,

               pardiós, aquel me semeja!

 

 

 

Jornada quarta.

Cleriano y Turpino. Pinto. Girado y Juan.

 

Cleriano Ven acá, dime Turpino,

               ya tú sabes mi cuydado

               y sabes aquel camino

               que tenemos concertado.

Turpino  Sí, señor.

Cleriano Ya sabes el mucho amor

               que me tiene Radiana.

               Dime agora, por tu honor,

               ¿paréscete si es galana?

Turpino  Pese a tal,

               voto a Dios no ay su ygual

               de aquí a muy larga tierra.

Cleriano ¡Oh mal tan descomunal

               cómo me mata su guerra!

[/Aviii r/]                         Gran passión

               siento en este corazón,

               un momento no me afloxa;

               tener la santa afición

               haze crecer mi congoxa.

Turpino  Señor mío,

               es tan grande el poderío

               que tiene este amor ciego,

               que su nombre y señorío

               amata y enciende el fuego

               en un momento.

               Mas por dar contentamiento

               a tu tan crecida llaga,

               si yo estuve bien atento,

               mirá qué mandó que haga

               tu merced.

Cleriano Dilo tú y escucharé

               con el sentido despierto.

Turpino  Dixo que por la paré

               entrássemos en su huerto,

               y que dentro,

               que nos pongamos al centro

               allá en lo más escondido

               y que nos saldrá al encuentro.

Cleriano ¿Qu’es esto que yo he oydo?

               ¿Y es verdad

               que su crescida bondad

               y su sobrada hermosura

               quiere dar seguridad

               a mi tan triste tristura,

               es possible?

               ¡Yesús, yo soy imbesible,

               Dios poderoso y benigno!

Turpino  ¡Oh, qué loco tan terrible!

               ¡Cuytado de mí, Turpino!

               Quiero, pues,

               que entre las dos y las tres

               vamos a hazer su mandado.

Cleriano Yo te mando sin revés

               el mi sayo de brocado

               y otra espada,

               y aún otra capa frisada

               y otras mil buenas estrenas,

               pues sólo d’esta jornada

               me traes nuevas tan buenas.

Turpino  A de ser

               que avemos de proveer

               qu’esperemos o huyamos,

               si requiriere correr

               que no  huyan más diez gamos.

Cleriano Haz de un arte

               que sepas bien conservarte

               con las armas que te diere,

               que si sabes menearte

               no temas quanto viniere.

Turpino  Bueno va.

               Luego, ¿en menearme está

               y en mandar bien la royosa?

               No ay más sino beme allá.

               Quiero decirte una cosa:

               que en verdad

               no basta animosidad

               ni blasones ni porfía.

Cleriano ¿Pues qué?

Turpino                    La seguridad

               de la razón que te guía.

               No soy viejo,

               soy en espiriencia anejo

               en plazeres y en pesares.

               Echa en tu manga un consejo:

               cúlpame si mal le hallares.

[/Aviii v/]                        La razón,

               si la tuviesse un lebrón

               y a un león le saltasse

               con muy flaco corazón,

               no dudes que lo matasse.

               Pues se a vido,

               un muy triste dolorido

               con una razón que cabar[10],

               condes aver combatido

               y salir con fama y obra.

               Mirarás,

               que en lo que començarás

               siempre a [Christo][11] lo encomendarás,

               mil vezes lo pensarás

               si falta algo en que lo enmiendes,

               y mirado,

               de sus yerros enmendados

               sin qu’estés pensando en al,

               con un ánimo esforçado

               lo haz como liberal.

               Y emagina,

               que aquel que se determina

               a hazer algo prestamente,

               si es quien una vez atina

               otras treynta se arepiente.

               Ves aquí,

               esto me paresce a mí

               que rescibas  con fe buena.

               Mas quiero saber de ti

               lo cantado cómo suena.

               Sin embargo,

               en lo demás dame el cargo,

               que aunque venga el mundo todo…

Cleriano Aora hablas muy largo,

               después pornás lo de lodo.

Turpino  ¡No, no, no!

               ¡Boto a Dios que me crió

               sino passan de sesenta,

               de hazer que cobre yo

               doblada fama sin cuenta!

Cleriano  No más ya,

               por la obra se verá.

               Ordenemos la venida.

Turpino ¡O Jesús, qué bovo está!

               Que dizes bien, por mi vida.

Cleriano Anda, vamos,

               que si en t[ie]mpo nos hallamos

               que la podamos sacar,

               prometo que la traygamos

               o morir, o reventar.

               Haz la guía.

[…]

 

Lireo       Ricreto, ya el otro día

               te descobrí mi passión

               y la pena que sentía

               en mi triste coraçón.

Ricreto   No, m’espanto

               porque, señor, sufres tanto.

               Pues al discreto y sabido

               conviene susfrir quebranto

               como a hombre bien ardido.

Lireo      ¡O, señora,

               madre de Dios rogadora

               por el que los dos criastes,

               en esta infortunia hora

               favoresced mis desastres!

               ¡Mal criado,

               oh Cleriano malvado,

               mira que tu mala suerte

               y la fortuna a ordenado

               que yo te dé cruel muerte!   

[/Aix r/]                          Tú procura

               de conseguir tu locura

               y sacar a Radiana,

               mira que ay gran estrechura,

               guarte no dexes la lana.

               Luego, luego,

               hablava el triste tan ciego

               jurando que Radiana

               a de costar sangre o fuego.

               Y l’a de sacar mañana

               a las tres.

               Escucha bien y verés:

               ¡cría hijos con regalo!

Ricreto   El proprio quererlos es,

               regalarlos con buen palo.

               Bien pensavas

               que porque allí la encerravas

               sería mucho mejor,

               y a una suzia la fiavas

               hablando con salvonor.

               Pues tu daño,

               quando receles engaño

               y lo quieras evitar,

               conoce primero el paño

               y después hazlo cortar.

               No sé tal

               para evitar este mal

               que adelante no passasse,

               sino que como Aníbal

               tu merced determinasse

               de aguardar,

               poniéndote en un lugar

               donde nadie no te sienta,

               y en sacándola saltar

               y ponellos en afrenta.

Lireo       Sea ansí.

               Yo prometo desde aquí

               de rescebir tu consejo.

Ricreto   Tómele, señor, de mí,

               aunque yo no soy muy viejo.

[…]

 

Pinto       ¡On a on

               aquel bellaco albardón!

               Soncas, él de aquí huyó.

               ¡Doy al diabro mamilón,

               la puta que lo parió!

               ¡Ha Juan, Juan,

               aguija, diabro, albardán,

               si quisieres ser mi amigo!

Juan        ¿Qué me quieres, ganapán,

               o cuerpo de San Rodrigo

               acaso?

Pinto      Pues quiérote contar yo,

               el vellaco de Jirado

               endenantes me meoso

               y on no lo tengo vengado.

Juan        Pues, ¿qué quieres,

               que si por dicha me vieres?

Pinto      Assido con él al pelo

               que le traves do pudieres

               y le echemos en el suelo.

               Él verná.

Juan       ¡Pardiós, yo le veo ya!

               Escóndete allá, zagal,

               y entrando sal acá

               y asgámosle por su mal.

[…]

 

Girado    Compañero,

               por Sant Florín del Otero

               que te tengo de abraçar.

Pinto       ¡Ha, don puto majadero

               que aquí me avéys de pagar

[/Aix v/]                           lo passado!

Juan        Sus, ten paciencia, Girado,

               pues tú no puedes her más.

Pinto      ¡O qué orillo tan honrrado,

               ponle  las manos atrás!

Girado    ¡Ay hermanos!

Pinto      Tus cabellos no son llanos

               y por ellos ygualar,

               pelando como milanos,

               te los tengo de pendar.

               Juan, andar,

               no sé a quien veo assomar.

               ¡Uno, dos, tres, qué respingo!

               ¡Ora sus, y os ampañar!

               Aguijar, ola, Juan, digo.

 

 

Jornada quinta.

Cleriano/ Turpino/ Marpina/ Radiana/ Lireo/ Ricreto/ Sacerdote/

      Juanillo/ Pinto.

 

Turpino  ¡A señor!,

               puedes entrar sin temor,

               ninguno paresce aquí.

               Como haze buen frescor,

               passémonos hazia allí

               y escuchemos,

               porque de presto veremos

               salir aquí a tu señora

               y muy a punto estaremos.

               ¡O como es propria ora!

Cleriano ¡Óyete!

Turpino  Mas oya vuestra merced.

               Bueno, bueno. ¡O, qué veo,

               la moça es, por buena fe!

Cleriano  Yo digo que no lo creo.

               ¡Ella es!

Marpina Yo, señor, beso tus pies.

               ¡Albricias!

Cleriano                  Yo te las mando.

[Marpina][12] Quiero que os certifiqués

               que mi ama está esperando

               de verdad.

               Los dos aquí me esperad

               que allí avemos de salir,

               y muy quedicos estad,

               nadie os oya rebullir. 

Cleriano ¡Qué graciosa!

               ¡Vala el diablo, qué donosa

               es la moça Marpineta!

Turpìno  Lo que no tiene de hermosa

               bien le sobra de discreta.

               No la alabo.

Cleriano De alegría en mí no cabo,

               yo no sé qué puede ser.

Turpino  ¡Mas bésame acá en el rabo,

               quando me quiera per!

               ¿Sabes qué?

               Yo te diré lo que fue,

               barruntas el alegría.

Cleriano ¡Mala pascua Dios me dé

               sino se allega mi día!

Turpino  ¡Bueno estás!

               Yo juro a Sancto Tomás,

               trabajo es ser centinela.

               Siéntome, si tú querrás,

               encima d’esta rodela.

               ¡O qué cuento!

               Ves, voto a Dios, ya me siento,

               no me embaraça la cola.

Cleriano  Passito, passo, con tiento

               no roda más una bola.

[/Ax r/]                           No de veras,

               por un poco más cayeras.

               ¿Do aprendiste a boltear?

Turpino  ¡Ay, ay, triste mis coderas!

               ¡Ay, triste, voyme a acostar!

               ¡Qué dolor!

               ¡Yo juro a nuestro Señor

               que me removía los dientes!

               ¡A señor, tengo color!

Cleriano ¡Di, torpe, tú no lo sientes!

               Ea, agora,

               que ya viene mi señora,

               Turpino, ponte en primera.

               Alégraste, triste, agora,

               con vista tan plazentera.

[…]

  

Reyna mía,

               no pensé de ver el día

               de tal gloria para mí.

Turpino   ¡Boto a Dios del alegría,

               también cabrá parte a ti!

Cleriano Cierto. Es tal

               tu figura angelical

               que me heriste en un día,

               que tanto sentí mi mal

               que de veras me moría.

               Y an no miento,

               porque en verdad mi tormento,

               mi gemir y sospirar

               fue tanto, que yo no siento

               poderte nadie contar.

               Mi fatiga

               érame muy enemiga

               que no lo querrás creer,

               érame muy enemiga

               la alegría y plazer.

Radiana  ¡Para! Cupido

               me mandó hiziesse partido

               contigo, pues te ganava,

               y que no echasse en olvido

               a quien nunca me olbidava.

               Puedes ver

               si te he querido querer

               y querré como a mi vida,

               mas vergüença  me hizo ser

               contigo desgradescida.

               Mas Amor,

               como asoluto señor

               de todos los amadores,

               me mandó que sin temor

               remediasse a tus dolores.

[Cleriano][13] Quando vía

               tu presencia y gloria mía

               las vezes que Tebas[14] hablava,

               doblada pena sentía,

               tal, que nunca sosegava

               mi vivir.

Radiana  Pues quando os vía venir

               estava esperando atenta,

               si de vos oya dezir

               me hallava muy contenta.

Cleriano No lo creo.

Radiana  Cierto. Mi padre Lireo

               un día me preguntó:

               ¿Qué has hija?. Di, sin rodeo.

               Mas nunca lo dixe yo.

Marpina Mas dixeras,

               triste, en que pena incurriera,

               mala fuera para ti.

Radiana Yo te prometo, de veras,

               tan negra fuera para ti.

[/Ax v/]                           Yo le quiero,

   mas prométeme primero

   ser leal como yo soy.

Cleriano A fe de buen cavallero

               por tuyo y leal me doy.

Marpina Pues sus, vamos.

[…]

 

Lireo       Antes que de aquí salgamos

               sin tener mucha audiencia,

               se a de saber qué hagamos.

Cleriano Pues Lireo, con paciencia.

Lireo      Mas sin ella,

               tengo de vos gran querella

               de tan gran vellaquería.

Ricreto   A la fe, tened d’ella,

               que yo lo mesmo haría.

               Echad mano.

Cleriano No me hallarés, tirano,

               lo que yo quiero me dixo.

Sacristán Mirad a Dios soberano

               puesto en este crucifixo;

               con paciencia,

               tened mucha reverencia

               a señor tan excelente,

               mirad el cargo de conciencia

               que se sigue, buena gente.

Lireo      Soy contento

               de tener acatamiento,

               aunque a sus pies me matasse.

Cleriano No soy tal ni tal consiento

               que ante Dios tal mal passasse.

Sacristán ¡A, señor!

               Dezidme por vuestro onor,

               aunque sea descortesía,

               por qué fue este rancor

               que assí tan mal se reñía.

Lireo      Yo he plazer

               de os lo hazer saber.

               Sabed que este galán,

               por tener en qué entender,

               quiso tener este afán,

               en que afana

               a essa llaman Radiana,

               mi hija que no deviera,

               pues que de su propia gana

               tomava tan ruyn manera

               de vivir.

               Él quísola requerir,

               de amores ya l’a vencido.  

Sacristán Señor, yo quiero dezir,

               lo que a mí me a parescido.

               Con licencia,

               me den un poco de audiencia.

               Miren bien mi parescer,

               tiene el valer y presencia

               y sea ella su muger.

[…]

 

Turpino  ¿No’s paresce?

               Puede ser y an acaece

               hazella alguna ventaja.

Lireo      Y an quiçá no la merece.

Sacristán Sus, dexad essa baraxa

               y sed cierto

               que se a de dar un concierto

antes que vaya de aquí.

               Despósense en encubierto,

               si os paresce sea ansí.

               ¿Vos queréys?

Cleriano Yo haré quanto mandéys.

Sacristán ¿Y vos, señor?

Lireo                              No quisiera.

Sacristán ¡O, por Dios, no lo estorvéys!

Lireo      Ora, hágasse que quiera.

[/Axi r/]            Sacristán  Pues amigos,

               yd y buscad dos testigos,

               los primeros que hallardes.

Turpino  Dos segadores de trigo,

               los primeros que topardes.

Sacristán ¡Qué acertar!

               Dios lo quiso assí ordenar.

               El crucifixo es comprado

               y va para mi lugar,

               qu’el Concejo le a pagado.

Cleriano Mi señor,

               Cupido, el falso traydor,

               me forçó ser descortés,

               mas el passado herror

               suplico que perdonés.

               Dios quisiera

               que yo nunca acá nasciera

               antes que hazeros pesar.

Lireo      ¡Ora sus! Ya hecho era.

               Dios os quiera perdonar.

               ¿Qu’es de ti?

Radiana  Señor padre, veysme aquí;

               pues yo cometí el error,

               el sacrificio sea en mí,

               no padezcáys vos dolor.

               Mas mirad,

               que a la sapiencia y bondad

               y al gran seso y gran sentido,

               lo ciega la ceguedad

               del niño ciego, Cupido.

               No bastó

               que me defendiesse yo

               ni inconvinientes mirasse,

               con su fuerça me forçó

               que por suya me entregasse.

               Husó de cruel villano

               y me mandó ser penada,

               si mandáys, dadme la mano,

               y sea yo perdonada.

Sacristán Razón es

               que, señor, la perdonéys,

               pues conoce su pecado.

Lireo      Toma, y nunca tal obréys

               qu’es caso muy afeado.

Ricreto   Vos, rabosa,

               descreo, doña mocosa,

               si por vuestros lindos trotes

               en una burra sarnosa

               n’os hago dar cient açotes.

Turpino  Sus, señores,

               he aquí traygo dos pastores

               que bastarán por agora.

Pinto       Hide Dios, qué ricas frores.

               ¡Valasme, nuestra Señora!

Juanillo  Voto al cielo

               de sentarme en este suelo,

               y an luego lo quiero ber.

  ¡ O hi de puta, qué pelo!

Pinto      ¡Hi da ruin, podés vos ser,

do al demoño!

Sacristán Ordénese el matrimoño

de Cleriano y la dama.

Juanillo  ¡Nunca tú llegues a otoño,

               hi de puta, cómo trama!

Sacristán ¿Ay, señor, inconvinientes

               que manda Dios que se guarden?.

               ¿Por ventura son parientes?

Pinto      Yo’s digo que le enalvarden.

Turpino  No lo son.

Sacristán ¿Prometió ella religión

[/Axi v/]                           o voto de castidad?

Ricreto   Do al diablo el alvardón,

agora le enalvardad.

Sacristán ¿Es casada,

o dezime, es desposada

o a dado palabra alguno?

Juanillo   Mas miralda si es capada,

después besalda en el culo.

Lireo      No lo a sido.

Pinto      ¿Y si lo hizo escondido

que no lo viessedes vos?

Lireo      ¡Calla, diablo dolorido!

Ni lo es ni fue, juro a Dios.

Sacristán Sin tardar

los tengo de desposar,

pues están ya concertados.

Lireo      Quando se ayan de casar

yo daré diez mil ducados.

Cleriano Yo profiero,

               a fe de buen cavallero,

               que sin las cosas de casa

               de dar seys mil en dinero.

Juanillo  ¡Ox, qué come aquella brasa!

               ¡Qué seys mil!

               Ora digo por Sant Gil

               que miente desatentado.

Turpino  ¿Será verdad, Don Cevil?.

Pinto       Si, si… Si los a hurtado

               dad acá.  

Sacristán Pues vuestra  merced, señor,

               por muger de Cleriano.

Lireo      Di «sí».

Ricreto                  Sí.

Turpino.                       Si será,

               pues que plaze al Redentor.

Juanillo  ¿No as oydo?.

Pinto [15]   Y vos os dais por marido

               y esposo d’esta hermosa,

               yo lo mesmo.

Sacristán                      Ya está dado.

               Abradme aquella rosa.

Pinto       ¡Al lobazo

               doy al diabro el clerigazo!

               ¡Y cómo se regozija!

Turpino  Ven acá, dame un abrazo,

               que nuestro es el día, hija.

Sacristán ¡Sea oydo!

               Por merced, señora, os pido

               que biváys limpia y honesta,

               sed muy leal al marido

               y nota bien lo que resta.

               Miraréys

               que muy obediente estéys

               siempre a vuestro señor padre,

               servidle, pues, que le veys

               sin muger y vos sin madre.

               Cada ora

               le consolaréys, señora,

               vos y el señor Cleriano,

               también os guardá a desora

               de huñas de otro milano.

               De más d’esto,

               vos, buen señor, sed honesto

               y leal a la muger,

               mirá q’uel diablo es tan presto

               que os querá mal rebolver.    

               No riñáys

               ni ningún mal la hagáys,

               sino le oviere causado,

               aunque de fuera vengáys

               como otros, enojado.

               Si riñere,

               o començare o quisiere,

[/Axii r/]                          que lo digo a la rasa,

               que si nadie no lo viere

               os acojáys a mi casa.

Cleriano ¿Cómo qué?

Sacristán Digo, porque la traeré

               a poneros en paz luego.

Juanillo  ¡Cuerpo de santo Tomé

               no miras el puto crego!

Pinto      ¡Digo bao!

               Sos vos aquel que en Bilbao

               açotaron abrá un mes.

Sacristán ¡Dexá d’esse barambao!

Pinto       ¡A, vos sos, no lo negués

               compañero!

               Vamos a ver el apero

               no nos le ayan hurtado.

Juanillo  ¡Voto a sant Juan, compañero,

               más habraste que un letrado!

               Pues yremos.

Lireo      Pues, sus, todos nos yremos.

Pinto      ¡Sea ansí por sant Benito!

Sacristán ¡Pardiós! Primero cantemo

               un salado villancico.

Juanillo   Bien habró.

               ¿Mas querés c’os eche yo

               el mi boz gordo por baxo? 

Sacristán ¡La puta que te parió,

               ora te escucha, badajo!

 

                            Fin.

 

 

 

                      

 

 

 

 

 

                       Villancico

 

               Haze amar y no es amor

               el traydor.

               Haze amar y no es amor.

 

               Haze amar con afición

               y da contino cuidado.

               Mete al amante en prisión

               do muere deseperado.

               Soy testigo yo, cuytado,

               y mi dolor,

               que haze amar y no es amor.

               Laus deo.

              

 



[1] Este personaje aparece con diferentes iniciales a lo largo del texto. En esta parte aparece como Lirado, pero en el Introyto aparece como Girado y a lo largo del texto a veces como Tirado. No hemos podido determinar la causa, si se trata de un error tipográfico, o tiene algún valor semántico.      

[2] Habría otra posibilidad de trascripción que podría ser igualmente válida: y el macho de la cipreste.

[3] Otra posibilidad de trascripción sería la siguiente: aquel traydor Can Cerbero.

[4] En el texto aparece como enejos, pero hemos decidido cambiarlo por enojos por considerar que se trata de una errata.

[5] En el texto aparece como desseyes pero hemos creído conveniente actualizarlo en la forma de dessees.

[6] Nos parece extraño el uso de la consonante doble en este punto. Hemos decidido mantenerla y hacer esta lectura del texto para respetar la rima. También podría haber una segunda lectura del texto: Prometo, te confessava, que podría resultar más coherente, pero en ese caso no respetaríamos la rima.

[7] En el texto aparece en la forma masculina: temprano, pero hemos decidido cambiar por la forma femenina por concordancia.

[8] El personaje de Lireo está omitido en el texto, pero por coherencia se ha pensado que este parlamento

le corresponde.

[9] También podría leerse el texto: y on por vida de San Son.

[10] No tenemos clara la interpretación de esta palabra, que además rompe la rima. Dejamos por ahora esta opción en espera de encontrar otra más apropiada.

[11] En el texto aparece la contracción Xpo.

[12] En este caso también hemos añadido el personaje de Marpina por considerar que se trata de su parlamento.

[13] El parlamento de Cleriano en el texto empieza en el verso siguiente, pero por coherencia, consideramos que debería empezar en este verso.

[14] No sabemos exactamente a qué o a quién se refiere en este punto con el nombre de Tebas. No se trata de ningún personaje que aparezca a lo largo de la obra, y a lo único que nos remite es a la ciudad griega. Se podría pensar, quizá, en la referencia a algún oráculo. 

[15] Estamos seguros de que este parlamento pertenece a Pinto. Parece que en el texto hay una errata, porque en vez de encabezar el parlamento con la inicial P, aparece con la B, pero sin duda, y por lo parecido de las letras, se trata de un error.