[Arj]

Farsa del sordo.
Comiença la farsa llamada del sordo

En la cual se introduzen las personas siguientes: Un pastor

 y una moça y Bartolomé loco, un hermitaño y un

 galán y un page y un viejo sordo y un bobo.

 La qual es muy graciosa y apazible

a todos los ojentes.


Entra el Pastor.

 

Dios os salve, mantenga os a todos,

y el gran rabadán que criarnos quiso

nos de su gloria y su parayso
que allá yo me vea metidos los codos

con mucha hemencia.

Os hago, señores, la mi reverencia,

la qual me abezó mi padre Juan Pabro,

que fue desde niño en un grande estabro,

ahoras tenia muy fuerte sapiencia.       

                                                                      [Avj]

¿Más qué enamorado

y qué paciente soy, qué rellenado,

qué hombre polido, qué fuerte garçón,

la cara tamaña como un tinajón?

 

Aquí ha de llorar:

 

Dios le perdone, que ya esta finado,

según que me dizen,

dome a sant hodre, si nada le hize,

y algunos preguntan que de qué murió

yo les respondo, que un mal que le dio.

En fin, no tengo ya quien me avise.

Oy ay prazentorio,

tanto como hizo Pabro Gregorio

el día que con Bianca a mí casaron,

que digo y redigo por sant que me honraron;

zagales allí ivan de todo el villorio,

Y me he holgado

de ver el quillotre tan bien ordenado;

oyendo palabras, razones muy pocas;

poniendo el sentido y abriendo las bocas,

por sant quillotrijo que estoy espantado.

 

Malino de mí,

que avrá doze años y más que nasci,

por san junco, santo según se me entrueja,

que ando cantando diziendo en la ygreja:

Sol, sol, fa, mi.

Y más que sabía,

sabía la Salve y el Ave María

y la gloria patris spiriturs santos.

Abría más mis labios, cantava mil cantos.

¡O[h] que memoria, o[h] que ledania!

De aquesto soy fuera.

Ya tengo vivienda de otra manera,

                                                                      /Arij/

que guardo ganado por estos alcores,

sirviendo contino a muchos señores,

y tengo mi hato en una ladera.

Y soy ganadero,

y a ves pastor y a ves boyero,

y a ves aquel que se rige la siesta,

y a ves aquel que bien de la mesta,

y a ves no nada y a ves vaquero.

Todo esto tengo,

con ello me paro tan gordo y tan luengo.

Quanto a mi fe no puedes pensar,

como cuenta Gregorio que está a mi mandar

la Puebla, comarca también Pero Mingo.

Estad sosegados,

queditos, también reposados;

nadie no haga clamores, ni grita,

hazésevos ha una ensaladita;

será recitada de vuestros criados,

que poco y bonoso

más vale, que mucho y dañoso.

Las faltas, señores, que en ella sintieren,

enmiéndenlas todas vuestras mercedes.

Y quedad con reposo.

 

 

Entra la Moça

 

MOÇA:                                  Es dicho muy de creer

por donde qualquier se sigue,

que tiene mucha fatiga[1].

Bien notado,

este dicho tan preciado

que por qualquier sin sabor

harán que el que es señor

a las vezes es criado.

Así yo por falta que me han faltado

mis padres, triste cuytada,

de contino esto asoleada,

lo que nunca pense yo.

Y me veo

mi rostro de lindo, feo;

cobrando muy mala fama

de señora vuelta en ama,

lo que nunca jamás fue.

Mi frescura,

[A vij]

mi lindeza y hermosura,

mis matizes, mis colores

matavan siempre de amores

a qualquier que alli entrava.

Dios loado,

pues mi tiempo es ya pasado.

Quando viva me nombrava,

nunca de contino estava

si sentada en un estrado[2],

no como agora hilando;

el coraçón como tinta

y con la rueca en la cinta,

para otro trabajando.

Dios bendiga

el que dixo: “nadie diga

desta agua no beberé”.

¡Ay mezquina! ¿Qué haré?

No sé, triste qué me diga.

¡Ay cuytada!

Cómo me siento turbada.

Allí ciertamente,

BARTOLOMÉ el innocente;

él es triste, ¿qué hare?

 

Aquí entra

Bartolomé el innocente.

 

BARTOLOMÉ:                       Dadnos señores, por Dios,

dadnos por dios tantas gentes,

dadnos a los innocentes

un pan, o si quiera dos.

MOÇA:                                  ¿A do vas?

BARTOLOMÉ:                      Ay perrita, ¿acá estás?

¿Qué haces aquí traydora?

MOÇA:                                  Embióme mi señora

por una blanca de agraz.

BARTOLOMÉ:                      ¿Para qué?

MOÇA:                                  Para guisar, por mi fe,

allá, en casa, un cosita.

BARTOLOMÉ:                      ¿Porqué mientes? Di, loquita;

mal dolor nunca te dé.

MOÇA:                                  ¡Qué despecho!

                                               ¿Bartolome qué te has hecho?

BARTOLOMÉ:                      Señora, yo a pedir pan.

MOÇA:                                  ¿Qué hazes lo que te dan?

BARTOLOMÉ:                      En mis arguinas lo echo.

MOÇA:                                  ¿Porqué mientes?

                                               Oye acá, no te destientes,

                                               ¿quanto ha que no te vi?

BARTOLOMÉ:                      Desde el día que os pedí,

                                               por Dios, a los innocentes.

MOÇA:                                  Qué perdido,

                                               pensáys que me ha conocido.

                                               ¿Do me viste perenal?

BARTOLOMÉ:                      A la puerta del arenal

                                               hartas vezes os he visto.

MOÇA:                                  ¿En qué casa?

BARTOLOMÉ:                      En casa de una traydora

a do me entro de rondón,

y me quitan el bordon

y dan cada rato y hora.

MOÇA:                                  Ansi ansi,

                                               ¿no más por amor de mi?

BARTOLOMÉ:                      ¡Ay perraza!

MOÇA:                                  No consiento

que hables cosas de viento.

Anda, tírate de ay.

                                                                      /Ariij/

BARTOLOMÉ:                      Yo me quiero yr de aquí,

                                               porque un loco haze ciento.

MOÇA:                                  Di, enemigo,

si me fuese yo contigo,

¿dexarme yas mal caer?

BARTOLOMÉ:                      No en buena fe, sino hazer

                                               las obras como de amigo.

MOÇA:                                  ¿No lo veys?

Eso, loco, bien sabéys

aunque os tienen por sabueso.

BARTOLOMÉ:                      Dios os guarde vuestro seso,

                                               eso poco que tenéys.

MOÇA:                                  Abusar,

con ese tu loquear.

Dizes todo quanto quieres,

y do quier que ves mugeres

no te hazes si no entrar.

¡O[h] vellaco!,

que tomas el pan del saco,

vas a lo dar, sin más fatigas,

a las que son tus amigas,

y con esto estás tan flaco.

BARTOLOMÉ:                      ¡Qué feroz

                                               Estáys, señorita, vos!

                                               No seays así señora,

                                               pues sabéys que cada hora

                                               de lo bueno se sirve Dios.

MOÇA:                                  Es verdad,

                                               pero si con falsedad

                                               has sido loco y te has hecho,

                                               más eres por tu provecho

                                               que no por tu simpledad.

BARTOLOMÉ:                      Así, loquilla,

                                               yo os tengo una cosilla

                                               cabe la mía guardada,

                                               para quando estéys tornada

                                               innocente acá en Sevilla.

MOÇA:                                  Primero,

                                               plega aquel Dios verdadero,

                                               en quien tengo mis averes,

                                               que te vea por entero

                                               muy más loco de lo que eres.

BARTOLOMÉ:                      Plega aquel que nos crió

                                               que os vea mi compañera.

MOÇA:                                  Así se lo ruego yo,

                                               que carcoma.

BARTOLOMÉ:                      Mala rabia os coma.

MOÇA:                                  Bien dizen, no ay que dudar:

por loca puede pasar

la que con loco se toma.

BARTOLOMÉ:                      Anda y ande;

como a vos lleva la landre,

a otras tan fantastiquillas

las hemos visto asillas

desde el tiempo de Alexandre.

MOÇA:                                  No miráys.

BARTOLOMÉ:                      Dezid porqué no me days

si quiera un conrado entero;

todo es para el especiero,

traydoras, quanto ganáys.

¡O[h] traydoras,

vosotras soy causadoras

que hable yo esta razón!

MOÇA:                                  Pues toma este bofetón.

BARTOLOMÉ:                      ¡Ay, cuytado!

MOÇA:                                  ¿De qué lloras?

BARTOLOMÉ:                      El ojo avéys quebrado.                       

MOÇA:                                  ¿Cómo lloras con codicia?

[Aviij]

BARTOLOMÉ:                      Yo me yré a quexar

                                               a la justicia

                                               que vos prenda.

MOÇA:                                  Ve, ahorcado.

BARTOLOMÉ:                      Sí, haré.

MOÇA:                                  Ora sus, Bartolomé,

pues dizes que soy bonita,

cántame una cancioncita,

luego contigo me yré.

 

Aquí salen y entra

 un Ermitaño.

 

¡O[h] mundo desventurado!

¡O[h] desventurado mundo!,

que el que a ti es más llegado

le metes en el profundo.

Embaydor,

malino, falso, traydor,

lleno de mil liviandades,

de trayciones, falsedades,

eres tan gran vencedor.

Tus bravezas

despidieron mis riquezas,

mis thesoros y plazeres,

y también los mis averes,

mis galas y gentilezas;

mis arreos,

mis justas y mis torneos.

Todo, Dios, sea loado,

lo he perdido y cobrado

sin andar más por arreos.

Dios Bendito

me haga santo y contrito

en aquesta religión,

y me de tu bendición[3].

Ave María

gracia plena y reyna mía,

Dominos tecum, Señora,

bendita tú cada hora

fuyste y eres oy en día.

Gran infanta

in mulieribus y santa;

pan, que a todo el mundo presta,

abogada madre nuestra,

que la yglesia así lo canta.

Flor de flores,

amparo de pecadores,

eres bendita Princesa,

santo ventris tui grandeza[4]

Jesús. Santa María

te llaman con alegría

los que te tienen gran ley

o Virgen mater Dei,

madre de Dios y mía,

y abogada

de nuestra vida penada

eres Reyna, nuestro bien.

Ora pro nobis preciada

peccatoribus, Amén.

 

Aquí entra el

Galán.

 

HERMITAÑO:                       Dios os salve.

                                               ¿Qué es lo que, señor, mandÁys?

GALÁN:                                 Padre mío, me digÁys

si aVÉys visto un mi criado

por aquí.

HERMITAÑO:                       En verdad que no le vi,

                                   /Ariiij/

que, por cierto, si le viera

al menos vos lo dixera.

GALÁN:                                 Antes traygo grande pena.

                                               ¡O[h]  triste de mí!, ¿qué haré?

                                               ¡O[h]  cuytado!, ¿dónde yré?

                                               ¡O[h]  rapaz, mal siglo ayas,

                                               que contino me desmayas!

                                               ¿Dónde estas?

HERMITAÑO:                       Jesú, hijo, toma paz,

                                               no estés tan congoxoso.

                                               ¡Vaya arriedro Satanás!

                                               Querría de vos saber

                                               la pasión que vos aquexa.

GALÁN:                                 Es tal ,que no me dexa

                                               solo un punto con plazer.

HERMITAÑO:                       ¿Y por qué?

GALÁN:                                 Eso, padre, no diré,

                                               que me es dado no a dezillo,

                                               porque es tal el dolor mío

                                               qual jamás nunca pensé.

HERMITAÑO:                       ¿Es  quistión?                                     

Braveza de coraçón,

                                               o sentís en vos dolores,

                                               o vuestro mal es de amores

                                               Dezídmelo en confesión.

                                               Que, en verdad,

                                               aunque esto en esta edad

                                               caminando por desiertos,

                                               hize muchos desconciertos,

                                               todos en la mocedad.

                                               Y agora,

                                               por causa de una señora,

                                               la qual le pido perdón,

                                               tomé aquesta religión,

                                               causadora, la traydora

                                               y enemiga.

GALÁN:                                 ¡Ay padre, qué gran fatiga

                                               es amar donde se offrece!

HERMITAÑO:                       Eso es la que enloquece,

                                               y nos deja como a higa.

                                               El amor

                                               ya sabéys que es un dulçor

                                               para aquel que se le allega,

                                               y después que le despega

                                               dexa al hombre con dolor.

                                               Porque vemos,

                                               los que de amores sabemos,

                                               que primero que alcançamos

                                               nos morimos y penamos,

                                               a la fin, barcó sin remos.

GALÁN:                                 Mi tormento

                                               no va con mal pensamiento,

                                               que si yo peno por ella

es por casarme con ella

y cumplir el mandamiento

de aquel divino

sagrado Dios, uno y trino,

clara fuente singular;

que esotro es un loquear,

y locura desatino.

¡Quán  dichoso

me hallaría y venturoso

si con ella me casase,

y por muger la tomase

siendo yo su propio esposo!

¿Qué más gloria,

ni qué bien, ni qué victoria,

pudo al hombre dar ni dio

[Aviiij]

                                               aquel Dios que nos crió,

                                               que serville con cordura[5]?,

                                               Padre honrado,

                                               sin haber comunicado

                                               con vos, me huelgo en verdad.

HERMITAÑO:                       Por la caridad,

                                               que no estéys atán penado.

GALÁN:                                 Esta pena

téngola, padre, por buena.

Aunque estoy muy afligido

y téngolo por partido.

HERMITAÑO:                       ¡Qué tristura!

¡O[h]  mundo, qué desventura! 

¡Quán ciego, hijo, que estáys!

Suplíco’s que me digáys

todo el caso por mesura.

GALÁN:                                 Soy contento.

HERMITAÑO:                       Dezid sin detenimiento,

sin enojo y sin pesar[6],

en este mundo de viento.

Que bien sé,

así Dios salud me de,

que, aunque paséys tormento,

la carne no tiene sufrimiento,

según sé que provaré.

Y por tanto,

así Dios os haga santo,

me hagáys tanto plazer

que sepa sin detener

vuestra gran  pena y quebranto.

GALÁN:                                 Padre mío,

vos sabréys más sin desvío,

que yo amo una señora

muy ingrata y traydora.

HERMITAÑO:                       Ese es harto desvarío.

                                               ¿Es hermosa?

GALÁN:                                 Es una perla preciosa

y de linage excelente,

no viciosa mas graciosa.

HERMITAÑO:                       Eso es bueno.

GALÁN:                                 Pues por eso, padre, peno

                                               y recibo yo pasión.

¡O[h]  mi vida y coraçon!

HERMITAÑO:                       ¡O[h], cómo cae gran sereno!.

GALÁN:                                 Dios quisiese

que mi page ya viniese.

¿Quánto plazer me haría?

Si viniese yo sé qué haría.

¡O[h] Jesús y quién lo viese!

 

Entra el Page

Y dize.

 

¡A[h] señor!,

yo tu page con dolor

desde ayer te ando buscando,

muy cuytado y aun penando

en no ver tu resplandor.

Sí, a fe,

y aun también le pregunté

a Ginebro, el maestresala,

por él, así Dios me vala,

y me respondió no sé.

GALÁN:                                 ¡O[h]  rapaz!

Quando pienso tener paz,

entonces estó enojado;

¿a dó os habéys tardado?

                                                                      [Arv]

HERMITAÑO:                       Señor mío, no aya más.

GALÁN:                                 Pasa aquí.

HERMITAÑO:                       No más, por amor de mí.

GALÁN:                                 Ora sus, pase esto agora,

                                               ¿fuyste a ver a mi señora?

PAGE:                                    Sí señor.         

GALÁN:                                 Pues...

PAGE:                                    No la vi.

GALÁN:                                 ¡A[h] sí, enemigo!

PAGE:                                    No señor, esto te digo,

que jamás la vide yo,

ni menos a mi me habló,

de lo qual yo soy testigo.

GALÁN:                                 Qué plazer,

                                               que no la podiste ver.

PAGE:                                    No, en buena fe, para esta cruz.

GALÁN:                                 ¿Ni anoche, ni esta siesta?

PAGE:                                    Que no, no.

GALÁN:                                 ¿Qué puede ser?

HERMITAÑO:                       Hijo honrado,

quedaos a Dios de buen grado,

que me quiero yr a rezar.

GALÁN:                                 Quiéraos, padre, guardar

aquel Señor poderoso,

Rey del cielo.

Dime, page, ¿qué consuelo

sería bien que tomase

porque de mí despachase

a tan grande pena y zelo

como siento?

PAGE:                                    Mi señor, que ese tormento

que tienes en tus entrañas

lo despidas, que te engañas

no una vez, más de ciento.

Y reposes

y de tus plazeres gozes,

pues eres tan avisado,

porque  el que es desvariado

no haze sino dar vozes.

Tu tristura,

vuélvela toda en holgura

y mira de donde vienes,

y ruegote que no penes

que es vivir con amargura.

Y, otra cosa,

que es dama tan hermosa

y de gentil linage y fama,

que sabes, sino te  ama,

que es otro cantar con glosa.

GALÁN:                                 No me digas

eso porque me fatigas.

Que si ella no me amara

nunca por ella penara.

¡O[h]  traydoras enemigas!

Di,Cristalino,

¿será bien, pues, que no vino

mi señora a me hablar,

yrte tu e yo quedar?

Di, ¿qual es mejor camino?

PAGE:                                    ¿De qué modo?

GALÁN:                                 Porque querría del todo

contalle el caso de vero

y dezille cómo muero.

PAGE:                                    Mas que se ponga del lodo.

GALÁN:                                 Mal criado,

no seáys desmesurado,

que os dare dos bofetones.

Tú no sientes mis pasiones,

mi congoja, mi cuydado,

[Avv]

ni el clamor,

ni la hiel, ni el dolor,

que mi ánima recibe;

ni el tormento con que vive

aqueste su servidor;

ni la vida,

tan amarga y dolorida,

que vivo de cada hora

en saber que esta señora

a los suyos siempre olvida;

ni el cuydado

que me tiene avasallado

en mi desdichada suerte;

ni menos sientes la muerte

que por ella yo he pasado.

Pero di,

oye por amor de mí,

siente, pues eres discreto,

mas has de tener secreto

y que eso, page, sea así.

Ya has sabido

como ando entristecido

por amor de aquesta dama,

por ser de tan alta fama

qual muger nunca e servido.

PAGE:                                    Ya lo sé.                     

GALÁN:                                 Oye page, por tu fe,

no alterquemos dilaciones,

porque el caso, en dos reglones,

todo te lo contaré.

Y querría

que dixeses si sería

bueno que yo la hablase

o del todo la olvidase.

PAGE:                                    Eso sí, por vida mía.

GALÁN:                                 Olvidalla

me sería grande falla.

Mejor es a mi sentir

una carta le escrivir

y que tu vayas a dalla.                                                

PAGE:                                    Mas qué gloria

le darás y qué victoria

si una carta le escribieses.

Prométote te la hizieses

que perdiese la memoria.

GALÁN:                                 Escribamos.

PAGE:                                    No es bueno lo que pensamos.

GALÁN:                                 Pues así quiero que sea.

PAGE:                                    Y leyendo que la lea,

luego “venga” le pongamos.

GALÁN:                                 ¡O[h]  gran hiel!

Ve si traes tinta y papel

PAGE:                                    Sí, señor, y escrivanía.

GALÁN:                                 Escribe con cortesía

aquel gran panal de miel.

Di, señora,

aunque te muestres traydora

a tu indigno sevidor,

suplícote con amor

que no seas causadora

de mi pena,

pues tu vista me condena

aqueste mal lastimado,

en prisión aprisionado

con grillos y con cadena.

Lo que pido:

no me pongas en olvido

y vuestra merced me abone,

                                                                      [Arvj]

y también que me perdone

lo mucho que la he deservido,

y provea,

señora, que yo la vea,

no durmiendo noche y día

con planto de Hieremía,

y no ay  quien me provea.

Y así quedo

muy amargo y nada ledo

hasta ver la su presencia,

haziéndole reverencia,

rogando que “venga”, ceso.

Sus, no más.

Esa carta cerrarás

en aquese punto y hora,

y en dándola a la señora

con la respuesta vernás.

Y tu ydo,

mira no seas sentido,

para mientes y abre el ojo

que me harás grande enojo

si no vas apercebido.

PAGE:                                    Bien, señor.

 

Aquí entra un

Viejo sordo.

 

En el arrabalejo,

junto a la ariançuela,

hablé a una moçuela.

GALÁN:                                 Ola, hermano,

que te salve el soberano.

¿Do va a dar este camino?

SORDO:                                 Avrá una hora del molino

                                               cantando por esos llanos.

PAGE:                                    Oye acá,

¿este camino do va?

SORDO:                                 Todo, mi fe, está molido,

y anda hombre desquerido,

Sancta Clara.

GALÁN:                                 Qué pesar

es pararse hombre a hablar

con villanos y patanes,

torpe gente, son gañanes.

Tórnale tú a preguntar.

PAGE:                                    ¡A[h]  garçón!

dezímoste sin pasión

¿que dó va a dar esta senda?

SORDO:                                 No hay persona que os entienda.

GALÁN:                                 ¡O[h]  qué simple bobarrón!

PAGE:                                    ¿No oys?

SORDO:                                 No.                            

GALÁN:                                 ¿Preguntamos si sentís;

                                               si vistes acá una dama?

SORDO:                                 Anoche dormí en la cama

                                               Que no sé lo que dezís

GALÁN:                                 ¡Qué albardado!                                            

SORDO:                                 ¿Dezisme si he madrugado?

PAGE:                                    ¡O[h], que no, pesar de fez!

SORDO:                                 Sí, señor, desde las tres

                                               estoy casi levantado.

GALÁN:                                 ¡Qué fatiga!

                                               No ay quien aqueso diga,

                                               y él si no dale que dar.

SORDO:                                 ¿Qué tengo para almorçar?

                                               Tengo pan, tasajo y miga

PAGE:                                    Di, enemigo,

                                               ¿está el diablo contigo

                                               o házeste adrede sordo?

SORDO:                                 Pienso que tendré sembrado,

                                                                                                                      [Avvj]

                                               obra de un cahíz de trigo.

GALÁN:                                 Qué despecho,

                                               sordo es de tu provecho.

                                               Di, ¿traéstelo por oficio?

SORDO:                                 Labrador, a tu servicio,

                                               algo doliente del pecho

PAGE:                                    Derreniego

                                               de tal villano matiego.

                                               ¿Hazes burla de nosotros?

SORDO:                                 Tengo  una burra y dos potros

                                               con un asno medio ciego.

GALÁN:                                 Boto a tal que es cosa fuerte.

SORDO:                                 Desde el año de la muerte,

                                               cuydo, pienso que ensorde[7].

PAGE:                                    Siente en ti,

                                               ¿aquella ciudad de allí

                                               cómo ha su nombradía?

SORDO:                                 Llamánme Pabros García

                                               desde el año en que nascí.

GALÁN:                                 Por de más

                                               es tener con éste paz;              

                                               háblale alto a la oreja.

PAGE:                                    ¡A[h]!, hombre de la pelleja,

                                               que nos digas dónde vas.

SORDO:                                 ¿A dó vo?

                                               Agora os entiendo yo,

                                               al molino a moler trigo.

PAGE:                                    Offrézcote al enemigo.

SORDO:                                 ¡Esa parte en quien os parió

                                               Ahorcadazo!

PAGE:                                    ¡Do al diablo el vellacazo!

GALÁN:                                 El trage cierto le ahonda.

SORDO:                                 Guarda no saque la honda,

                                               nos arroge un pelotazo.

GALÁN:                                 ¿Qué qué?

SORDO:                                 Guarda, que la sacaré.

GALÁN:                                 Christialino, dale, muera.

SORDO:                                 ¡A[h]  traydores, fuera, fuera,

que con ambos me terné!

Ca, ladrones,

¿cuydáys que vuestras razones,

por san Pedro, no entendía?

Aunque sordo me hazía,

bien oya los baldones.

GALÁN:                                 Sus, tiremos,

y aquí page más no estemos.

Vámonos con alegría

a ver a su señoría,

que ha mucho que  no la vemos.         

 

Aquí se sale el galan y el page,

 y queda el viejo diziendo.

 

Dios loado,

pues que solo aquí e quedado,

quiero, mi fe, sin tardar,

al momento oxear

los páxaros del sembrado.

Ora, sus,

¡Oxe, en nombre de Jesú s!

¡Oxe, dolas al diablo!

¡Tus, tus, tus!

¡Oxe digo!

¡Oxe que comeys trigo!

Las grullas están posadas,

oxe allá de las sembradas

o no prega a san Rodrigo.

                                                                      [Arvij]

¡Qué contienda!,

no ay zagal que  esto entienda,

o que tenga de mí imbidia

por san de armalla con liria

y quiçá que yo los venda.

¡Qué  aviones,

qué de grullas a montones!

¡O[h] qué ay de habubillas,

cogujadas pezpitillas,

urraquetas, gurriones!

¡Qué despecho!

No sé, mi fe, qué se ha hecho

mi hijo Polidito,

amigo mío chiquito,

cuytado que esté en escuela.

¡Qué rapaz!

Veynte y cinco años y más,

a que está puesto a leer,

ora aprende bachiller,

offrézcolo a satanás.

Gran cantante,

latino y estudiante

que no ay comparación;

en cosa de tragazón,

más traga que un elefante.

Enamorado,

gentilhombre enrubiado,

querido de zagalejas,

pues si entra en las ygrejas

nunca está lo destocado.

¡Qué presencia,

qué meneo y continencia,

regalado y vellaquillo

y su nombre es Polidillo,

Polidillo el de Vallencia!

Ora andar,

Quiérole, mi fe, llamar,

¡Polidillo, Polidillo!

Entra acá, hijo chiquito.

                                                                                                                                

Entra el bobo.

 

BOBO:                                   No quiero. ¿Quereys me dar?

SORDO:                                 No daré.

BOBO:                                   Dezidme, que no lo sé.

SORDO:                                 Entra perro azemilote.

BOBO:                                   ¿Daréysme con el garrote?

SORDO:                                 No, mi alma, no daré.

                                               Ven andando.

BOBO:                                   Antes quiero entrar cantando.

SORDO:                                 Así, hijito Polidito,

                                               cántame un cantarcito.

BOBO:                                   No puedo, que esto tragando.

SORDO:                                 Canta y grita.

BOBO:                                   Tayta, taytita,

                                               en casa queda mi mamita

                                               y díxome que os viese,

                                               y que también os dixese

                                               cómo me dio la tetita.

                                               En casa queda mi mamita.

SORDO:                                 Allá queda.

BOBO:                                   Y no ay quien con ella pueda;

                                               no me ha hecho so reñir

                                               y empeçóme a sacudir

                                               de bocados.

SORDO:                                 ¿Dónde hijo?

BOBO:                                   En los costados;

                                               no me hizo son morder.

SORDO:                                 ¿No te podiste defender?

                                                                                                                      [Avvij]

BOBO:                                   Que no, pese a mis pecados,

                                               Dios bendito.

SORDO:                                 Amigo mío, chiquito,

                                               y ¿es verdad que ella te dio?

BOBO:                                   Si, pelea quien os parió.

SORDO:                                 Acaba, hijo Polido,

                                               sus atama.

BOBO:                                   Porque le dixe yo: “Mama

                                               dame algo a merendar”;

                                               no me hizo so açotar

                                               debaxo de la su cama.

SORDO:                                 ¿Y mordióte?                         

BOBO:                                   Sí, tayta cabe el cogote

                                               y aquí junto a los lomitos.

                                               Yo no hazía so dar gritos

                                               y dezçía dexa el capote.

 

Buelve el page.

 

PAGE:                                    Ola, hermano,

BOBO:                                   ¿Qué dezis?

PAGE:                                    A mi amo, el maestresala,

                                               ¿avéys visto por aquí?

SORDO:                                 No, mal grado;

                                               apartad de los sembrado,

                                               que nos echays a perder

                                               quanto avemos trabajado.

PAGE:                                    Perdona, que no mirava.

BOBO:                                   Salid acá, plega a san pico.

¿No veys que está eso sembrado

y mi tayta riñiría?                                            

SORDO:                                 Calla tú.

PAGE:                                    ¡O[h], válasme buen Jesú,

                                               quien supiese do esta agora!

                                               ¡O[h], Virgen, nuestra Señora!

BOBO:                                   ¡Hucho hucho!

SORDO:                                 ¿Vas a caça?

BOBO:                                   No padre, lo está hogaça.

Hago cuenta que es milano

y tráygomela en la mano

y al tragar nunca me embaça.

SORDO:                                 Azemilón.

PAGE:                                    No busquéys aquí quistión.

SORDO:                                 Guardaos, que iré a destruydo.

BOBO:                                   Mentís viejo carcomido.

SORDO:                                 ¡Hi de puta, ladrón!

PAGE:                                    Avé paz,

                                               que no se le entiende más.

BOBO:                                   Do, al diablo el viejo loco.

SORDO:                                 ¿Qué dixiste?

BOBO:                                   Padre, al loco viejo,

                                               por allí detrás de vos.

PAGE:                                    ¡Qué burrada!

SORDO:                                 Voto hago a la cuchara,

                                               yo le haré que presto muera.

PAGE:                                    No riñáys de tal manera.

SORDO:                                 Guarda fuera,

                                               no te asiente una puñada.

PAGE:                                    Dexadle.

SORDO:                                 Guarda que  lo mataré.

PAGE:                                    No os mostréys atán feroz.

BOBO:                                   ¡Ay madre de Dios,

rogadle que no me dé!

PAGE:                                    No le deys,

                                               ni menos le maltratéys.

                                               Y si viniere mi amo

                                               dezidle que, como un gamo,

                                               le fuy a buscar, ¿entendéys?

SORDO:                                 De plazer,

                                                                                                                      [Arviij]

                                               de fe, lo hazer saber.

PAGE:                                    Pues quedaos en hora buena.

SORDO:                                 Guiévos la Magdalena.

BOBO:                                   Que no, sino mal aver.

SORDO:                                 Pues que es ydo,

                                               Cuenta, mi hijo Polido,

                                               ¿que más hizo tu madre?

BOBO:                                    Arrastróme, mira padre,

                                               por el suelo muy tendido.

SORDO:                                 ¡O[h]  traydora!

                                               Es mala hembra traydora;

                                               déxame, hijo, yr allá,

                                               que ella me lo pagará.

BOBO:                                   Aquí me vió la señora cagadita,

                                               porque le pedí miguita.

                                               También, también me açotó.

SORDO:                                 ¿Y porqué nunca te dio?

BOBO:                                   No, por esta cruz bendita.

SORDO:                                 Es maligna.

BOBO:                                   Es la cara de cecina.

SORDO:                                 Tiene el gesto de pelleja.

BOBO:                                   Es una gran puta vieja.

SORDO:                                 Dios, ayuda, mefestina

                                               guarda fuera.

                                               Lograrte has desa manera

                                               ¿a tu madre has tal fablado?

BOBO:                                   Querría más un cornado.

SORDO:                                 Corre presto, salte fuera.

BOBO:                                   Salí vos,

                                               salí, que os daré una coz.

SORDO:                                 ¿A tu padre, Polidico?

BOBO:                                   Do el diablo al puto viejo,

                                               Pascua mala le dé Dios.

SORDO:                                 ¿Y eso, hijo?

BOBO:                                   Porque mi mama lo quiso

                                               os digo tales querellas.

SORDO:                                 Pues no os me yréys con ellas.

BOBO:                                   Yo me yré, tayta, al cortijo.

SORDO:                                 ¿Que os yréys?

                                               Primero pagaréys

                                               vuestras malas palabradas.

BOBO:                                   ¡No me deys so palmadas!

SORDO:                                 Esas, hijo, llevaréys

BOBO:                                   ¡Ay cuytado!

                                               Que mi tayta me ha açotado.

SORDO:                                 Voto a tal sino calláys,

                                               si en casa no me pagáys

                                               lo presente y lo pasado.

 

Aquí entra un

 pastorcico hablando del

nacimiento.

 

¡Qué plazer y alegría,

que parió Santa María!

¡A[h], pastores!

¡O[h], qué nuevas, a garçones,

os traygo con alegría,

que ha parió oy María

al Señor de los Señores!

SORDO:                                 ¿Que ha parido?

                                               Mi fe, bien seas venido,

                                               ¿y dó parió esta donzella?

                                               Cierto por el parto della,

                                               gran bien nos ha venido.

BOBO:                                   Di, Pascual,

                                               ¿es venido bien o mal?

                                                                                                                      [Avviij]

                                               Declárelo, Dios Bendito.

PASTOR:                               Es nacido el infinito

                                               para el mundo remediar.

SORDO:                                 ¡Qué victoria,

                                               qué plazer para memoria!

                                               Di, dó nació sin tardar.

                                               Vámoslo luego adorar

                                               al imenso Rey de gloria.

PASTOR:                               En Bethlem

                                               es nacido todo el bien

                                               en un portal derribado,

                                               y de gloria muy sobrado

                                               entre un asna y un buey.

SORDO:                                 Sin tardar

                                               lo vamos luego adorar

                                               cantando con alegría.

 

Villancico.

 

Cantiquemos

y baylemos;

saltiquemos de alegría,

pues que ya parió María.

Todos nos regozigemos

con el plazer que tenemos.

 

 

Impreso con licencia en Burgos en casa de

Philippe de Junta, Año.

M.D.Axj.



[1] Faltan versos.

[2] Faltan versos.

[3] Faltan versos.

[4] Faltan versos.

[5] Ruptura de la rima, en la edición impresa en Valladolid se lee sin escoria.

[6] Faltan versos.

[7] Faltan versos.