El ms. Or. Gaster 10688

Reproducción integral propuesta por


James Nelson Novoa


Proponemos a la atención de los estudiosos esta reproducción digital integral del ms. Or. Gaster 10688 (1) de la British Library de Londres. El manuscrito deriva su nombre de un importante fondo de manuscritos orientales de la British Library que lleva el apellido de su antiguo dueño, el bibliófilo y erudito rumeno, Moisés Gaster (1857-1939), quien vendió una parte de su colección de libros y manuscritos en 1925 al entonces British Museum. Se trata de una versión en aljamiado castellano, medio de expresión literaria natural de los judíos sefardíes, (2) de los Diálogos de amor, importante tratado filosófico de inspiración judaíca y neoplatónica del autor sefardí Yehudah Abarbanel o Abravanel, más conocido como León Hebreo (¿1460?-¿1530?), oriundo de Portugal pero cuya obra apareció por primera vez en Roma en 1535 y en lengua italiana. (3)
Gaster creía de estar ante el texto original, incluso autógrafo, de León Hebreo y sostuvo que el autor había compuesto su obra, no en italiano sino en castellano. (4) El erudito rumeno supuso que lo normal hubiera sido que Abarbanel hubiese compuesto sus Diálogos de amor en castellano, una hipótesis dada mayor peso por la profusión de correcciones que se pueden apreciar a lo largo del manuscrito. (5) Sin embargo un cotejo del manuscrito con la primera traducción castellana impresa de los Diálogos de amor, que salió en Venecia en 1568, (6) demuestra que, aparte unas variantes, coinciden textualmente. La traducción apareció dedicada a Felipe II y treinta años más tarde salió en Venecia lo que se anunció como una reedición pero que en realidad fue una emisión del libro publicado en 1568 con un simple cambio de portada. (7) La traducción fue publicada junto con un tratado filosófico acerca del alma, las Opiniones sacadas de los más auténticos filósofos que sobre la alma escrivieron, del autor sefardí basado en Salónica, Daniel Arón Afia. (8)
La traducción publicada en Venecia estuvo atribuída simplemente a Guedella Yahia sin ofrecer más detalles sobre su autor. El apellido Yahia o Yaish es compartido por judíos y musulmanes ibéricos. La familia se destacó, en particular, en la vida portuguesa durante la permanencia de los judíos en Portugal desde la creación del reino en el siglo XII hasta la conversión forzada de 1496. (9) En la segunda mitad del siglo XVI dos son los Guedeliah ben Yahia que parecen corresponder al perfil del posible autor de la traducción, ambos de origen portugués. Uno, Guedeliah ben Yahia ben Joseph (1526-1587), era natural de Imola (Piamonte) y autor del célebre tratado de historiografía judaíca Shalshelet ha-Quabalah (La cadena de la tradición), publicada en Venecia en 1587. (10) Otro estaba afincado en Salónica, conocido como mecenas de la vida cultural sefardí en aquella localidad y autor, a su vez, de traducciones de obras filosóficas al hebreo y podía haberse llamado Guedeliah ben Tam ben Yahia (11) o Guedeliah ben Moisés ben Yahia. (12) Este último hospedó al humanista y médico portugués converso Juan Rodrigo de Castello Branco (1511-1568), más conocido como Amato Lusitano, durante su estancia salonicense. De hecho, el docto portugués vuelto al judaismo falleció en la casa de Yahia, antes de dedicarle la séptima y última de sus Centurias de curas médicas. (13)
El ms. Or. 10688 está constituído por 243 folios y mide 24 cm por 16 cm. Carece de colofón y de dedicatoria y su título reza simplemente, Diálogos de amor compuestos por maestro León Abarbanel ebreo médico excelentísimo. Los folios tienen una media de 25 líneas y al final de cada folio vuelta hay una llamada en que aparece la primera palabra del siguente folio recto. Hay una serie de correcciones a lo largo del texto de parte del copista, naturalmente, en aljamiado castellano, pero al mismo tiempo hay una profusión de notas marginales en hebreo que, en algunos casos por lo menos, resultan ser unos resúmenes del contenido. (14) Por su extensión y calidad literaria como muestra del aljamiado castellano del siglo XVI es un texto importantísimo y merecería la atención de los estudiosos. (15) Es nuestro anhelo que esta reproducción digital facilite la divulgación del texto en la comunidad científica.