Irisarri, Ángeles de

El aquelarre

Barcelona, Booket, 1999

Ángeles de Irisarri nació en Zaragoza en el año 1948 y Se licenció en Filosofía y Letras en la misma ciudad. Ejerció como profesora, archivera y en una agencia de publicidad como jefe de medios y administradora. Colabora habitualmente en la prensa aragonesa.

Lisa-Gioconda y otros cuentos (1991), Premio Isabel de Portugal de narrativa breve Doña Toda, reina de Navarra (1991), reeditada como El viaje de la reina (1997), Finalista del Premio Herralde de Novela El estrellero de San Juan de la Pena (1992) El año de la inmortalidad (1993) Trece días de invierno y otros cuentos (1993), Premio Isabel de Portugal Ermessenda, condesa de Barcelona (1994) I Premio Femenino Singular Siete cuentos históricos y siete que no lo son (1995) Moras y Cristianas (en colaboración con Magdalena Lasala) (1998) Diez relatos de Goya y su tiempo (1997), Premio Baltasar Gracián Dalanda, la santiguadora (1999) La cacería maldita (1999) Entre Dios y el diablo (1999) La meiga (1999) El aquelarre (1999) El collar del dragón (1999) La cajita de lágrimas (1999) Las damas del fin del mundo (2000) La reina Urraca (2000) Historias de brujas medievales (2000) El sabor de las cerezas. Isabel, la Reina. Vol. III (2001) El tiempo de la siembra. Isabel, la Reina. Vol. II (2001) Las hijas de la luna roja. Isabel, la Reina.Vol. I (2001) América. La aventura de cuatro mujeres en el Nuevo Mundo (2002) Romance de Ciego (2005), V Premio Alfonso X el Sabio de Novela Histórica Te lo digo por escrito (2006) Gentes de las tres religiones (2007)

Durante el reinado de Enrique IV, tres mujeres abandonan sus hogares acosadas por las penalidades de sus vidas y se encuentran en un trecho de su camino incierto. Animadas por Marí de Autún, deciden celebrar la noche de San Juan con el aquelarre que se reúne en Gallocanta, pero a la fiesta, llena de júbilo, ungüentos milagrosos y sexo desenfrenado sucede la desgracia: el rey del aquelarre ha sido asesinado, y las tres mujeres serán procesadas injustamente. Será la astucia de Maria de Autún la que las devuelva a la libertad, aunque quizás no a una vida mejor.

Relato de reconstrucción histórica

Brujería-Hechicería-Caza de brujas-Procesos judiciales-Sortilegios Elemento fetiche (colgante en forma de ocho) Culto a la Mari

Inclusión de un informe del proceso judicial a las tres presuntas brujas (letra cursiva, fórmulas judiciales, castellano antiguo, etc)

Mari López

Mujer de Garcerán de Torreperogil que, cansada de los maltratos recibidos por parte de su marido, escapará de casa buscando una nueva vida como doméstica de cualquier casa. Enterada de que su marido la busca, permanecerá escondida durante el aquelarre. Tras la muerte de Garcerán y la fuga de la prisión, Mari López regresará a Torreperogil para intentar recuperar el cariño de sus hijos.

Mari Pajarilla

Prostituta de Medinaceli que, harta de ser esquilmada por su proxeneta y temerosa de los contagiarse del mal francés, decide sumarse a sus compañeras y abandonar la ciudad con sus hijos. Durante la noche de San Juan será nombrada reina del aquelarre, y mantendrá relaciones sexuales con Garcerán. En sueños, es requerida por el propio rey, pero al final de las peripecias será incapaz de salir de su mal camino.

Mari de Ataún

Mujer originaria de Sestao, con fama de bruja, alcahueta y hechicera, que oculta sus artes mágicas bajo el oficio de vendedora de sardinas. Huirá de su ciudad por problemas con la justicia, y querrá ayudar a sus compañeras de viaje, para lo que se comprometerá a asesinar a Garcerán. Con dotes de videncia y un zurrón bien provisto para sus conjuros, ella será la anfitriona de las otras mujeres en el aquelarre.

Marica

Hija de Mari Pajarilla. Marica, antes de huir con su madre, se encontrará con el proxeneta de ésta tendido en el suelo, desangrándose, y le clavará el cuchillo un poco más. En el aquelarre, Marica será nombrada reina de los sapos, cuya marcha deberá controlar. Con el tiempo, y gracias al amuleto que le regaló Mari de Ataún, se conocerán sus correrías como bruja en Valencia, donde se le concedió mucho crédito.

Estebanico

Hijo pequeño de Mari Pajarilla. Estebanico es un muchacho deformado, que carece de antebrazos, y que, a ojos de su madre, está pagando por los pecados cometidos por ella. Durante el aquelarre, todos lo perderán de vista, y acabará muerto y desmembrado junto con los sapos que custodiaba su hermana.

Garcerán

Labriego de Torreperogil. A pesar de ser un enclenque, Garcerán tiene a su mujer y a sus hijos atemorizados, pues su afición al alcohol suele derivar en golpes. Ante la fuga de su mujer, Garcerán optará por perseguirle, pero su mula tropezará durante el camino y él perderá el conocimiento. Cuando despierte, se encontrará en el aquelarre, donde será nombrado rey, copulará con Pajarilla y será asesinado.

Juan de Mainar

Zalmedina de Daroca. Llegó al aquelarre para evitar que tuviera lugar la reunión de brujas, pero llegó tarde y se encontró con el asesinato de Garcerán. Juan será el presidente del tribunal que juzgue a las tres Marías, y lo hará con tesón a pesar de que los habitantes de Daroca insistan en que las brujas deben ser liberadas para evitar más desgracias. Por problemas familiares, acabará el juicio de moto taciturno y febril.

Pedro de Algora

Corregidor de Medinaceli. Pedro de Algora participará también en la detención de las brujas y, a pesar de las malas relaciones con las autoridades de Castilla, hará buenas migas con Juan de Mainar. Sin embargo, su presencia en los juicios será más breve, pues rumores de un posible conflicto provocarán su vuelta hacia Medinaceli.

Antonio Huertas Morales
Marta Haro Cortés
Proyecto Parnaseo (1996-2018)
FFI2014–51781-P